PORCHES + WHITNEY – Primavera Club, Sala Apolo (Barcelona), 23 de octubre de 2016

Cartel Primavera Club

Banco de pruebas del Sound y de importación de artistas que han desfilado por los escenarios del Pitchfork, Primavera Club se erige como la antesala otoñal en formato casero, exclusivo (más auténtico que dirían en los inner circles) y asequible al bolsillo. De la amplia oferta que ofrecía la organización, la Apolo en su sesión nocturna dominical sería la agraciada, con dos nombres de peso dentro del universo indie: los prometedores Whitney, quienes presentaban su debut discográfico, muy laureado por la crítica; y Porches, cuyo segundo álbum supuso sin duda uno de los puntos álgidos del pasado 2016. Una pequeña muestra como ésta vale para demostrar las virtudes del festival madre: variedad estilística, calidad de oferta, difusión de nuevos nombres y organización ejemplar. Hay esencia más allá de las apariencias, algo que anima en años venideros a preparar y peregrinar al maratón de mayo.

Saltaban al escenario Whitney para mostrarnos a su retoño y demostrarnos que la escasa media hora de “Light upon the lake” cobra vida real en el cara a cara, donde compensa la buena prensa cosechada. Llama la atención que unos jóvenes con imagen de empollones inofensivos asimilen influencias musicales patrias tan ricas y variopintas: desde el aroma soul-folk que recubre su música (Marvin Gaye o Fleetwod Mac), con el falsete de Julien Ehrlich en primer plano y una trompeta omnipresente, hasta el blackcrowniano que la adereza, acaparando la slide de Max Kakacek las miradas que apenas se intuyen en estudio. “Golden days” o “Dave’s song” sonaron a gloria, honestas y orgánicas, capaces de borrar el gris de la clásica víspera de lunes anodina bajo la batuta de un frontman atípico como Ehrlich, que planta su kit de batería delante del escenario e igual dedica “Follow” a su difunto abuelo o “Polly” a la chica que lo dejó con un tono de adolescente inocente que genera ternura y compasión que, sin venir a cuento, le planta un pico al bajista porque le viene en gana. Por lo demás, inmejorable sabor de boca y gratísimo descubrimiento con los de Chicago. Que la propuesta funcione en ambiente festivalero al aire libre es otra cosa.

Poco después eran Porches, con Aaron Maine al frente, quienes hacían acto de presencia para preparar instrumentos, ultimar pruebas de sonido y arrancar con “Glow”. Quienes se asomasen por simple curiosidad o despiste en busca de algo parecido a una descarga de adrenalina, no tardarían en darse cuenta de que aquel no era su lugar. El resto degustamos con deleite los tres cuartos de “Pool” que desgranaron. Plasmaron en directo su sonido cristalino y elegante a la perfección, donde Maya Laner fue la ejecutora de la parte synth (bajo/sintetizador/coros) y Maine y Kevin Farrant de la pop con las guitarras más sutiles que he escuchado en mucho tiempo. De hecho, la obsesión de Maine por afinar la suya entre tema y tema mientras simulaba entretener al público a base de discursos de relleno llegó a resultar de perfeccionista patológico. Exceptuando algún asomo de exaltación en la respuesta de la sala a “Car” y mínimas variaciones en la interpretación como la cadencia ralentizada en el estribillo de “Be apart”, el guion cumplió con las expectativas y con eso sobró y bastó. La delicadeza y pulcritud de su catálogo, que esa noche incluyó también “Headsgiving” o sus dos piezas del single “Ronald Paris house”, no exigen frivolidades, aunque frente a la calidez que desprendieron Whitney, su actuación pudiese parecer un tanto deslucida. Nada más lejos de la realidad.

J. A. Puerta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s