Fear Factory – Demanufacture (1995)

ff

Recuerdo como si fuera ayer cuando estos 4 chicos (Dino Cazares, Raymond Herrera, Burton C. Bell y Christian Olde) irrumpían en la portada de la ya extinta Metali-K.O. Era una época en la cual el death metal se encontraba estancado. Surgían bandas interesantes, pero ninguna de ellas iba más allá de lo que todos conocíamos. Se necesitaba de una banda novedosa y original que levantara del sillón a todos aquellos amuermados deathers ávidos de nuevos sonidos. Entonces aparecieron los californianos Fear Factory.

Fue en el año 1992 cuando editaron su álbum debut titulado “Soul Of A New Machine”. Un paso adelante musicalmente hablando en todos los sentidos. Supusieron un impacto en la escena a todos los niveles realmente grande, tal que prensa y sobre todo fans estaban rendidos a sus pies. 3 años después, editaron su obra maestra y el que para muchos fue el artífice de todo lo que es el Metal moderno. “Demanufacture” era el nombre de la criatura.

Grabado entre octubre y noviembre del 94 en los Estudios Bearsville de New York bajo la supervisión de Colin Richardson (Napalm Death, Machine Head, Canker, etc.), el grupo de la doble F se sacó de la manga 11 temas, a cual más innovador.

El inicial “Demanufacture” pone de primeras el listón altísimo, que por supuesto saben mantener a lo largo de todos los cortes. Los potentes riffs de Dino Cazares marcan el camino a seguir, secundado perfectamente por Raymond Herrera, que hace un trabajo descomunal en la batería. Si a esto le sumamos la variedad vocal ofrecida por Burton C. Bell (pasa de tonos melódicos a voz gutural como si tal cosa), hacen de Fear Factory el grupo perfecto.

Con el tema que da título al álbum, “Self Bias Resistor”, “Zero Signal” y “Replica” realizan un inicio de disco realmente espectacular, donde no hay otra cosa que no sea riffs agresivos, batería atronadora y una proporción de melodía mostrada en parte por la inclusión de teclados y atmósferas, pero sobre todo por todos los recursos vocales que nos ofrece Burton C. Bell y la emotividad que en cierta manera sabe dar a los temas. Esos estribillos de “they have a tried to break you” o “spare me from the life that’s full of misery” me siguen poniendo la piel de gallina casi 10 años después.

“New Breed” la podríamos situar como la canción más directa y quizá industrial del disco, con unas estrofas más que significativas (“we are the new breed, we are the future”). Con “Dog Day Sunrise” se salen un poco de su línea habitual, más que nada debido a que se trata de una versión de Head Of David, pero llevada al terreno de FF.

En “Body Hammer” y “Flashpoint” siguen prevaleciendo los asesinos riffs de Dino Cazares. Riffs que se te quedan marcados en tu cabeza. Todo ello amenizado con el gran sonido y producción mostrado en el disco. Colin Richardson hace seguramente uno de los mejores trabajos de su carrera obteniendo un sonido potente y a su vez limpio raramente escuchado con anterioridad. Ese detalle es una de las características que hacen de este disco toda una referencia para una generación que vino con posterioridad.

Fear Factory nos demuestran que la tecnología y el metal no están reñidos. Buenos y claros ejemplos los tenemos con “H-K”, “Pisschrist”, y sobre todo con el corte “A Therapy For Pain”, que da como finalizado el disco de una manera más relajada, sosegada y tranquila que los 10 cortes anteriores.

No me cabe la menor duda de que Fear Factory consiguieron cambiar las directrices del Metal, logrando no sólo el no cerrarse a los cánones clásicos y establecidos de lo que se hacía en aquellos momentos, sino sobre todo el ir ampliando horizontes hacia nuevos sonidos. Bandas desde Korn, pasando por Slipknot u Orgy y todas las bandas del nuevo metal actual, han tenido en Fear Factory un espejo acertadísimo en el cual mirarse.

Mantas

(Publicado originalmente en THE SENTINEL WEB MAG durante el primer lustro de la era 2000)

flyersentinel2

Anuncios