AEROSMITH + ALTER BRIDGE + ECLIPSE – Auditorio Miguel Ríos, Rivas-Vaciamadrid (Madrid), 29 de junio de 2017

00.Entrada

Hace un par de décadas largas estuve viendo a Aerosmith en el difunto Palacio de los Deportes de Madrid, en aquella ocasión junto a Extreme. Los primeros andaban promocionando el “Get A Grip” y los segundos el “III Sides Of Every Story”. Creo que era 1993, no lo recuerdo bien y en la entrada que tengo por ahí y que acabo de consultar sólo pone que fue un 9 de junio, pero no el año, así es que ahí dejo la duda. Da igual, la cuestión es que me apetecía volver a verlos, más todavía si es cierto que se trata de su gira de despedida, aunque ya está uno escarmentado con las “despedidas” a lo Scorpions, que son muchos años ya y nos conocemos hasta desollaos.

01.Entrada antigua

Hubo unas cuantas razones más por las que darme la paliza y desplazarme hasta donde da la vuelta el aire (hablando de aire, menuda rasca!) y en día de diario a ver el concierto, pero sin duda una de ellas fue que los teloneros eran dos grupos a los que tenía ganas, especialmente a Eclipse, a quienes sigo desde que publicaron su primer disco “The Truth And a Little More” en 2001, y si de regalo me zampaba también a Alter Bridge (a estos los conozco desde hace menos), pues mucho mejor.

Después de mandar al carajo al TomTom y guiarme por mi intuición, conseguimos llegar al sitio. Mucho aparcamiento que permitía intuir que con eso lleno de coches lo íbamos a pasar mal a la salida, como así fue: Desde las 00:20 hasta la 01:45, casi hora y media con el coche arrancado y haciendo cola para salir. Tampoco fue rápida la entrada, tuvimos que pasar cuatro controles por el lógico temor de lo que todos sabemos. Pero bueno, bien, buenas sensaciones al entrar, buena pinta y mejores hechos. Un sitio cómodo, con baños, barras de bebida y comida y puestos de merchandising suficientes, con holgura entre los asientos de grada, limpio… en fin, muy digno. Si hay que poner alguna pega es que a los asientos de grada les falta un baño de tapaporos y una mano de barniz (más de dos se clavaron alguna astilla en salva sea la parte) y otra es el diseño, en el que la pendiente de la grada es mucho más suave que en un pabellón o un estadio y hace que la distancia entre el escenario y la grada sea mayor y se vea a los músicos en lontananza. En mi caso, que veo menos que un pez de escayola, se multiplicó por N en cuanto la luz fue apagándose. Cosas del astigmatismo, la miopía y la presbicia. Hay que decir que el (peazo) escenario negro y la vestimenta de los músicos, también negra, ayudaron poco en este caso, pero esas son cosas de la edad más que de otra cosa.

02.Control entrada

A las 19:00 h se encendió la pantalla trasera del escenario con el logo de ECLIPSE y dio comienzo la actuación de un grupo que, para quien no les conozca (muchos de los de mi alrededor no sabían ni que existían), decir que son de Estocolmo, llevan unos 18 años funcionando, tienen publicados 6 discos y que en estos momentos la banda está formada por Erik Martensson (voz y guitarra), Magnus Henriksson (guitarra), Philip Crusner (batería) y Magnus Ulfstedt (bajo). Son gente que, aparte de su proyecto principal que es Eclipse, también participaron en aquel otro llamado W.E.T. (un supergrupo formado por músicos de Work of art, Eclipse y Talisman) o, más recientemente, los fantásticos NORDIC UNION junto con Ronnie Atkins, cantante de Pretty Maids.

El viento hizo estragos en el sonido. A veces se escuchaba nítidamente y otras veces había que intuirlo, pero en todo caso cómo sonaron no les hizo justicia. Vale que son teloneros, que el espacio de escenario es el mínimo exigible y tal, pero digo yo que el mal sonido por qué? No es cosa del técnico ni tampoco del viento (Eolo molestó igualmente a Alter Bridge y a Aerosmith), es una cuestión de equipo, de permitir usarlo completo o en parte, no vaya a ser que nos comamos con patatas a las estrellas. Lo mismo pasa con las luces, vale, que sí, que había luz del día, pero encendieron cuatro focos rojos en tres momentos de la actuación y pare usted de contar. Cuando compré las entradas no me preguntaron si iba a ver a Aerosmith o a Eclipse, se supone que la entrada da derecho a disfrutar del espectáculo íntegro, tres grupos que quiero ver y escuchar de forma digna, vientos aparte. Cuando solté la pasta toda ella era de curso legal y cada euro valía lo mismo que el siguiente, vamos, que no había distinción entre unos y otros. Si llego a saberlo hubiera pagado un tercio en monedas de un céntimo, otro tercio en monedas de euro y el resto en billetes. Vaya tela.

05.Eclipse

El auditorio estaba todavía a medias pero al grupo le dio igual, se les veía felices y contentos. Es cierto, yo no les veía las caras porque mi maltrecha visión no llegaba a tanto, pero los comentarios a través del micro, la actitud, la forma de moverse de todos, especialmente de Erik Martensson y, sobre todo la entrega y cómo sonaron fueron suficiente para concluir que la banda estaba mucho más que a gusto en el escenario.

Tuvieron la magnífica idea, en mi opinión, de basar el repertorio en su disco de este año “Monumentum”, es decir, una presentación de su último parto como es debido. De las 11 canciones con las que contaba el setlist conté hasta 7 del último disco (“Vertigo”, “Never Look Back”, “Killing Me”, “Jaded”, “Hurt”, “The Downfall Of Eden” y “Black Rain”), otras tres del anterior “Armageddonize” de 2015 (“The Storm”, “Stand On Your Feet” y la inevitable “I Don’t Wanna Say I’m Sorry” que sirvió para cerrar el concierto) y el espectacular “Wake Me Up” que puso al público patas arriba.

Buenísima la voz de Martensson, su actitud (humildad en su presentación de Alter Bridge y Aerosmith diciendo “nosotros también estamos aquí”), su forma de llevar al grupo, su presencia… un gran frontman. Muy compacta también la base rítmica y un enorme trabajo de Magnus Henriksson a la guitarra. Sólo por verles mereció la pena ir. Si os gusta el rock potente con melodía, tipo Pretty Maids, estáis tardando en haceros con la discografía de este pedazo de grupo. En ese caso también se recomienda para quien a estas alturas no los conozca, como he dicho antes, echarle una oreja a los dos discos de W.E.T. (“W.E.T.” de 2009 con Marcel Jacob en el bajo, fallecido justo después, y Jeff Scott Soto cantando, y “Rise up” de 2013) y al de Nordic Union (publicado en 2016). Vais a flipar.

Una lástima que el tiempo tan limitado no les permitiera incluir temas de sus otros discos, sobre todo del “Are You Ready To Rock” de 2014 que es, para mí, uno de los discos importantes dentro del estilo. Espero verlos pronto en un concierto en solitario con su repertorio al completo.

Setlist ECLIPSE:

  1. Vertigo (del LP “Monumentum” de 2017)
  2. Never look back (del LP “Monumentum” de 2017)
  3. The storm (del LP “Armageddonize” de 2015)
  4. Wake me up (del LP “Bleed & Scream” de 2012)
  5. Killing me (del LP “Monumentum” de 2017)
  6. Jaded (del LP “Monumentum” de 2017)
  7. Hurt (del LP “Monumentum” de 2017)
  8. Downfall of Eden (del LP “Monumentum” de 2017)
  9. Black rain (del LP “Monumentum” de 2017)
  10. Stand on your feet (del LP “Armageddonize” de 2015)
  11. I don’t wanna say I’m sorry (del LP “Armageddonize” de 2015)

 

Aprovecho el parón para acercarme a por algo de comer. Como siempre en estos casos, carísimo, pero tengo que decir que me sentó de maravilla. Entre el concierto de Eclipse, el bocata, la cerveza, la compañía y la buena temperatura hicieron que el paisaje árido y pelao que se veía al fondo, de los alrededores de Rivas-Vaciamadrid, me pareciera hasta bonito, fíjate tú…

A la hora programada, ni un minuto antes ni uno después, salen a escena ALTER BRIDGE, otro grupo que tenía ganas de ver en directo. No soy o, mejor dicho, no era muy fan del grupo. Ahora sí. Había escuchado algunas cosas sueltas pero no tenía ningún disco suyo en mi estantería. Me hice con el último “The last hero” (2016) justo cuando compré las entradas para el concierto, hace ya bastantes meses. Me empapé de él, me lo aprendí de pé a pá, pero en la práctica sólo pasaron de puntillas por él. Una pequeña decepción personal que se vio rápidamente compensada por el gran concierto que ofrecieron ante los tres cuartos de aforo que presentaba en ese momento el Auditorio Miguel Ríos.

06.Alter Bridge

Este grupo gusta de afinaciones graves y armonías en menores soportando melodías muy claras, lo que le da un aire muy personal a las composiciones. Vamos, que no sabes si llorar o dar saltos o las dos cosas a la vez. En mi caso, como estaba sentado y cascaba Lorenzo a ratos, pues ni una cosa ni otra, no me daba tiempo. Bastante tenía con intentar distinguir las figuras que suponía que eran los músicos sobre el escenario. Porque esa es otra, aparte de los cuatro músicos, el escenario parecía una reunión de antiguos alumnos del seminario con tanta gente vestida de negro que entraba, salía y pululaba por allí. Me pone negro, nunca mejor dicho. El escenario tiene que ser para los músicos y punto, joder, que ya no sabe uno ni a donde mirar. Un respeto al artista.

Como he dicho antes, no es un grupo al que haya hecho mucho caso antes de verlos en directo. Esperaba escuchar algo parecido a lo que hicieron Eclipse, es decir, la presentación del último disco con presencia masiva en el setlist, pero no fue así. De “The Last Hero” sólo tocaron “Crows On A Wire” hacia mitad de concierto y “Show Me A Leader” casi al final, ésta con gran respuesta del respetable. Se apoyaron mucho en su primer disco de 2007 “Blackbird” que, supongo, para quienes ya llevan más tiempo siguiéndoles sería un auténtico gustazo. Sin embargo el momento cumbre fue cuando hicieron sonar “Addicted To Pain”, para mí su mejor tema, con todo el auditorio entregado y el grupo atronando. Lástima que ni el sonido ni las luces acompañaran, aunque hay que decir que gozaron de mejores medios que Eclipse. Parece ser que no era la noche del espectáculo. Tampoco lo critico, prefiero escuchar que ver, aunque un equilibrio de ambas cosas sería lo óptimo. No fue el caso, ya digo.

Los músicos estuvieron correctos, Myles Kennedy tiene un vozarrón muy personal y sonó de lujo. Mark Tremonti demostró ser un guitarrista competente, no para tirar cohetes, pero cumplidor. Hizo lo que tenía que hacer, lo mismo que Brian Marshall en el bajo y Scott Philips en la batería, por lo tanto muy bien todo. El grupo sonó y, aunque yo hubiera preferido que tocaran más del último disco, reconozco que los temas estuvieron bien elegidos para una actuación de apenas 50 minutos. Fue un pequeño muestrario de lo que ya tienen hecho y lo que saben hacer. Yo salí más que satisfecho.

Setlist ALTER BRIDGE:

  1. Come to life (del LP “Blackbird” de 2007)
  2. Farther than the sun (del LP “Fortress” de 2013)
  3. Addicted to pain (del LP “Fortress” de 2013)
  4. Cry of Achilles (del LP “Fortress” de 2013)
  5. Ties that blind (del LP “Blackbird” de 2007)
  6. Crows on a wire (del LP “The last hero” de 2016)
  7. Isolation (del LP “AB III” de 2010)
  8. Blackbird (del LP “Blackbird” de 2007)
  9. Metalingus (del LP “One day remains” de 2004)
  10. Show me a leader (del LP “The last hero” de 2016)
  11. Rise today (del LP “Blackbird” de 2007)

 

Tres cuartos de hora por delante para que los técnicos preparen el escenario para lo que debería ser el momento fuerte de la noche. Ese rato se puede aprovechar para muchas cosas y eso es exactamente lo que hice. Con todas las cositas hechas se está mucho más a gusto, aunque no contábamos con la presencia de un invitado sorpresa: el frío. Parece increíble que un rato antes te lamentaras por no haberte llevado una sombrilla y un abanico, y en ese momento te lamentaras de no haberte llevado una manta… Pero así es, hasta el mismísimo Steven Tyler se lamentó también de llevar la pechuga al aire en un momento de la actuación.

10.Aerosmith

Se encienden algunas luces y empieza a sonar “O Fortuna”, el preludio de “Carmina Burana” de Carl Orff, mientras en las pantallas gigantes va apareciendo un recorrido por la vida y discografía de Aerosmith. Ya estaba yo ligando mentalmente el “Back To Back” de Pretty Maids que viene después… pero no, de repente una voz cazallera suelta un “qué pasa tíos” que quedó bastante ridículo, y presentó a AEROSMITH, que se tiran al escenario literalmente y arrancan con “Let The Music Do The Talking”. Para mí inesperada, lo admito, pensé que empezarían con algo mucho más contundente, así es que esa fue la primera sorpresa del set.

Sonido más definido y todas las luces ya funcionando, aunque vuelvo a decir que no fue el fuerte del concierto. Correctas, eso sí, pero sin la espectacularidad de otros momentos. La caja de la batería suena horrorosa, como un bote de Nesquick con una cuchara. Pensé que lo arreglarían a lo largo del concierto, pero no, así es que supongo que ese debió ser el sonido que quisieron sacarle. Tyler con gafas de sol y una de sus típicas batas largas junto a Perry y uno de sus también típicos sombreros se colocaron delante del escenario, mientras el resto de la banda, mucho más discretos (como siempre) hacían su trabajo al fondo.

Por el escenario pululaban también cámaras de vídeo que retransmitían en vivo por las pantallas (menos mal, porque a esa distancia veíamos bastante poco) y que en algunos momentos resultaban bastante molestas. Hay que decir que, de punta a punta, el escenario podría tener unos 100 metros aproximadamente, una parte central en la que discurría el concierto y dos pasarelas a ambos lados por las que se paseaban los músicos para saludar al personal de los extremos. En el frente otra pasarela más que terminaba en una plataforma de la que Mr. Tyler se adueñó en los momentos culminantes del concierto.

09.Aerosmith

La siguiente en sonar fue “Nine Lives”, otra sorpresa para mí. Pensaba que en la gira de despedida se iban a dedicar a hacer sonar sus greatest hits de toda la vida, pero no fue así. Y no sé si esto es bueno o no, quiero decir que a mí me gustó de todas formas, incluso agradecí algunos momentos mucho más de grupo de músicos que de estrellas del rock, pero también es verdad que muchísima gente fue a ver por última vez a una banda que tiene tantos temas famosos que no caben en un único concierto. Faltaron muchos de los que podrían haber estado, pero también sobró alguno y algún otro estuvo mal colocado en el setlist.

Por ejemplo, la trilogía siguiente con “Love In An Elevator” (brutal, aunque con sonidos pregrabados, que fue una constante durante toda la noche), “Livin’ On The Edge” (locura colectiva) y “Rag Doll” (temazo que les quedó impresionante) puso el listón tan alto que al sonar la siguiente “Fallling In Love (Is Hard On The Knees)” que es un temazo, dejó en evidencia que estaba mal colocada en el set porque bajó un poco el nivel, que terminó de caer con la jam de temas de Fleetwood Mac que mucha gente no entendió, hasta tocar fondo con “Remember (Walking In The Sand)”, una de las prescindibles. Yo la escuché y la disfruté, pero mucha gente aprovechó para ir a mear, las cosas como son.

Sobre la jam, “Stop Messin’ Around” y “Oh Well”, decir que es una buena idea para un grupo que le saque partido a su faceta como músicos y no tanto como estrellas del rock, pero Joe Perry como guitarrista sigue siendo un poco desastre y a estas alturas no va a cambiar. Creo que fue el momento en el que dejó a la vista muchas de sus carencias. En ese sentido yo no lo hubiera hecho, forastero. Sin embargo, por otro lado, dejó ver la faceta menos galáctica y más humana, a la vez que sonaron como si en lugar de estar ante 25.000 espectadores estuvieran en cualquier tugurio humeante delante de 70 borrachuzos, y eso mola, sobre todo viniendo de una banda que lo ha conseguido todo. Hacen lo que les da la gana y eso, en ocasiones, es muy bueno. Insisto, para quienes llevamos en esto ya unas cuantas décadas fue genial, para los recién llegados, que los había, y muchos, fue un poco ¿ein?

“Sweet Emotion” no terminó de levantar el ánimo del todo, cosa que sí hizo “I Don’t Want To Miss A Thing” con todo el auditorio cantando a coro. La versión de “Come Together” que sonó después es un clásico en su repertorio desde hace muchos años y con la siguiente, “Eat The Rich”, la tipa que estaba detrás de mí se puso a chillar como un cochino en una matanza, hasta el punto de tener que perderme el inicio de la canción tapándome los oídos por peligro de taladro de tímpano. Madre mía qué agudos… Con una espectacular “Cryin’” y una super-cañera y llena de efectos pregrabados “Dude (Looks Like A Lady)” terminaron el set principal y se metieron a refugiarse del viento helado que nos estaba martirizando.

Un descanso mucho más largo que de costumbre dio paso a Steven Tyler sobre el piano blanco que colocaron en la plataforma al final de la pasarela central, en el que interpretó un fragmento de “Angel” que empalmó con la tremenda “Dream On”, buenísima, creo que lo mejor del concierto. La voz está más aterciopelada que antes, es normal, tiene 69 tacos y la garganta muy castigada, pero sigue llegando a los agudos del final del tema como si nada. Y sigue corriendo por el escenario sin parar, y sigue haciendo las piruetas erótico-festivas a que nos ha tenido acostumbrados durante casi 5 décadas y… en fin, que firmo llegar a esa edad en esas condiciones.

08.Aerosmith

Que por las pantallas apareciera un rótulo diciendo “Madrid, you’re number 1”, que las pantallas se transformaran en gigantescas banderas de España, que Joe Perry saliera con una camiseta con el toro de Osborne (o algo parecido) y tal, aparte de lo pintoresco y lo cutre de dichos momentos, a más de uno nos hicieron sentir vergüenza ajena, así es que paso de puntillas por estas chorradas porque no creo que merezcan ni un renglón más.

Para terminar, la versión de James Brown “Mother Popcorn”, también prescindible (a cuento de qué viene ese tema? y en los bises!!) y la, esta sí, imprescindible, “Walk This Way” con la que pusieron punto final y le dieron al Enter.

Me hubiera gustado escuchar una vez más por ejemplo “Toys In The Attic”, o “Permanent Vacation”, o “Mama Kin” o… tantas, que cuando miro el reloj y veo lo pronto que han pasado las dos horas entiendo que esta despedida sí que jode, pero es la de verdad, el grupo al completo (sí, Tom Hamilton, Joey Kramer y Brad Whitford también existen) se planta frente al escenario y tardan unos minutos en irse, como si estuvieran diciendo Aero Vederci, baby!, pero de verdad de la buena.

Esta creo que fue una despedida al estilo Aerosmith, un grupo que consiguió todo lo conseguible y que hizo lo que le salió del bolo durante toda su carrera. Estuvieron en la cuerda floja por pasarse de la raya, volvieron con más fuerza que nunca y, con algún altibajo, han llegado a la jubilación con unas ganas y un estado de forma que harán que sigamos viéndoles en alguna que otra ocasión una vez que “echen los papeles” a la Seguridad Social. Por cierto, intuyo que les va a quedar una buena pensión.

Setlist AEROSMITH:

  1. Let the music do the talking
  2. Nine lives
  3. Love in an elevator
  4. Livin’ on the edge
  5. Rag doll
  6. Falling in love (is hard on the knees)
  7. Stop messin’ around (versión de FLEETWOOD MAC)
  8. Oh well (versión de FLEETWOOD MAC)
  9. Remember (Walking in the sand) (versión de SHANGRI-LAS)
  10. Sweet emotion
  11. I don’t want to miss a thing
  12. Come together (versión de THE BEATLES)
  13. Eat the rich
  14. Cryin’
  15. Dude (looks like a lady)
  16. Angel-Dream on
  17. Mother popcorn (versión de JAMES BROWN)
  18. Walk this way 

 

Que nos salgan más de estos, YA!

Salud.-

Alvar de Flack

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s