Ghost – Ceremony And Devotion (2018)

ghost_ceremony

Es curioso, o al menos yo no estoy acostumbrado al cómo Ghost han editado “Ceremony And Devotion”. Fue a principios de Diciembre del año pasado, y de una forma casi sorpresiva, cuando pusieron este disco a disposición de todo el mundo en las plataformas de streaming más conocidas, dejando la versión física del disco para Febrero. Llámenlo ustedes adaptación a la tecnología o a la nueva forma de escuchar música en la actualidad.

Es evidente el crecimiento que ha tenido la banda sueca en estos últimos años, siendo su última gira hasta la fecha la más multitudinaria, con varios sold-out en sus fechas llenando pabellones (no en el caso de España), y por ello han querido dejar constancia con un cd doble o streaming “en directo” grabado en la última parte de la gira en USA.

Y detrás de una genial portada, otra vez obra de Zbigniew M. Bielak, y un libreto con todas las fechas de la extensa gira y varias fotos, podemos disfrutar de un muy buen recopilatorio de los amados a la par que odiados Ghost, y digo recopilatorio porque en mi opinión se han pasado tres pueblos con los retoques en estudio. Ciertamente suena todo perfecto, muy limpito y muy clarito. El que ha tenido la oportunidad de ver a Ghost sabe que esto no es así. Aun así, pues el disco mola. Se oyen las explosiones, al público, al Papa Emeritus III como nunca lo escucharás en directo y a los Nameless Ghouls tocando como nunca.

ghost-slider

Momentazos hay, faltaría más. Más aún con esa colección de temas de la que disponen, “Square Hammer”, “Per Aspera Ad Inferi”, la colosal “Elisabeth”, “Cirice”, “Zombie Queen”, “Year Zero”, “He is”, “Ritual” con ese guiño a Iron Maiden en el final del tema, etc. Hay dónde elegir que no fallarás.

Y ya está, eso es lo que te vas a encontrar en este “Ceremony And Devotion”. Como curiosidad decir que la versión en CD trae 2 temas que no están en el Spotify, se trata de “Elisabeth” (por fin) y “Secular Haze”. Y ahora a esperar a ver con qué nos sorprende la cada vez menos misteriosa banda, pues el nuevo disco en estudio está al caer.

Laguless

Anuncios

Thin Lizzy + Supersuckers – Sala Apolo (Barcelona), domingo 30 de enero de 2011

thin_lizzy_supersuckers_tour

Tengo que decir en honor a la verdad que yo fui de los primeros en fruncir el ceño al enterarme de la noticia: Thin Lizzy de gira con el ex Almighty Ricky Warwick. ¿What the f..k? ¿La banda del añorado Phil Lynott comandada por el primer transeúnte desocupado de turno? No way! Lo cierto es que nunca he tenido nada en contra del sr. Warwick, e incluso reconozco que le pegué alguna escucha a aquel musculoso “Crank” de sus The Almighty, pero de ahí a permitirle capitanear la banda de nuestras vidas va un trecho. Pues bien, a día de hoy, cuando todavía me zumban los oídos tras la descarga de la banda más grande de la vieja Irlanda, me trago mis palabras, entono en público el mea culpa y animo a todo aquel que tenga la oportunidad de ver a esa formación que no la deje escapar.

Y es que seamos realistas: de nada sirven los principios éticos y morales de cada uno cuando la decisión no está en tus manos. Si Scott Gorham y Brian Downey deciden que es hora de echarse a la calle a desempolvar toda esa amalgama de clásicos atemporales no seré yo quien les contradiga. Visto lo visto, si unos Accept pueden sobrevivir sin Udo y unos Alice In Chains pueden hacer lo propio sin Lane, no se me antoja mejor tribute-band de Thin Lizzy que la que presenciamos anoche.

supersuckers

Pero vayamos por partes. Aforo completo en un marco inmejorable (me gusta esa sala, decidido), tercera o cuarta fila a la derecha, quizá esperando inconscientemente la llegada de Scott Gorham, y Supersuckers que salen con puntualidad británica a descargar su set compacto de 45 min. No los veía desde su ya lejano “Motherfuckers Be Trippin’”, y pese a su supuesta ‘madurez’ o ‘desaceleración’, como se le quiera llamar, tengo que reconocer que pocas cosas más han cambiado en el seno del grupo, al menos en su faceta live: concierto demoledor, sin pausas, repasando y condensando su ya considerable discografía y demostrando que siguen siendo una de las bandas más en forma del panorama rockero internacional. Me quedo especialmente con la apertura de “Rock ‘n’ Roll Records (Ain’t Selling This Year)” y con “The Evil Powers Of Rock ’n’ Roll”, que sonaron brutales. Esta vez no guiñaron el ojo al Madman con el bajo de “Believer”, pero en su defecto, el ex Reverend Horton Heat Scott Churilla nos obsequió con la entrada de “Over The Mountain” a golpe de bombo (cómo me gustan esas chorradas), todo un animal de los parches.

lizzy_1

Y si la banda de Eddie Spaghetti encendió los motores como procedía, ver el logo rojo clásico de la banda dublinesa prendió por completo la mecha. Cuando Warwick gritó ‘Are you ready?’ y vi enfrente de mí a Scott Gorham, con el pelo notablemente más largo y totalmente blanco (ese tío fue el estereotipo de guitar-hero ligón de la época, qué puta clase, joder), fue como encontrarse a Gandalf renacido en pleno bosque de Fangorn. En ese momento (y en otros tantos a lo largo de la noche), después de un par de décadas de conciertos a las espaldas tengo que reconocer que sentí algo que no había sentido antes en ningún otro, una confusión de sentimientos alegres y tristes a la par, envueltos entre decibelios y aderezados por la resaca del día anterior. Definitivamente esa banda, tanto por letras como por música ha acabado significando más que cualquier otra para mí, y el hecho de que su líder indiscutible no esté entre nosotros acrecienta aún más si cabe su aura y su leyenda.

lizzy_2

La banda en conjunto estuvo sobresaliente. Los nuevos cumplieron sobradamente con las expectativas, más que por tablas, algo que se presume obvio tratándose de Marco Mendoza o Vivian Campbell, por ganas, ya que se les veía tan entusiasmados o más que a los miembros originales del grupo. Ricky Warwick me sorprendió muy gratamente: aparte de ser irlandés, algo que imagino contribuiría a darle forma al proyecto, se encuentra en buena forma, y su timbre es ideal para emular los tonos de Lynott. Y aunque algo destartalado por momentos en cuanto a movimientos se refiere, supo estar a la altura, delegar relevancia en sus compañeros, y ante todo ensalzar la figura de Phil. Sólo por atreverse a entonar “Still In Love With You” delante de todo ese personal (y además salir bien parado) merece todos mis respetos. En cuanto a Gorham, Downey y Wharton, hicieron lo que correspondía: deleitarnos con su arte, porque a fin de cuentas ellos fueron los que contribuyeron a crearlo.

lizzy_3

De toda esa galería de joyas, que tampoco vamos a desgranar aquí por completo, me emocioné especialmente con la apertura brutal de “Are You Ready”, con las melodías de “Waiting For An Alibi”, con las épicas “Massacre” y “Emerald” (joder, eso son himnos y lo demás son tonterías), el sosegado y emotivo “Wild One” (toda una sorpresa), la apoteósica “Angel Of Death” (casi la prefiero a la de Slayer, fíjate lo que te digo) o con la agridulce “Don’t Believe A Word”, especial para el que suscribe por muchos motivos. Y aunque no sonó nada de discos como “Chinatown” o “Thunder And Lightning”, poco importa si rematan con “Rosalie”, “Bad Reputation” o la majestuosa “Black Rose”, que pese a su complejidad clavaron instrumentalmente.

Set-list:

Are You Ready

Waiting for an Alibi

Jailbreak

Do Anything You Want To

Don’t Believe a Word

Dancing in the Moonlight (It’s Caught Me in Its Spotlight)

Massacre

Angel of Death

Still in Love With You

Whiskey in the Jar

Emerald

Wild One

Sha La La

Drum Solo

Cowboy Song

The Boys Are Back in Town

Bis 1:

Rosalie

Bad Reputation

Bis 2:

Róisín Dubh (Black Rose): A Rock Legend

lizzy_4

Me podría tirar horas hablando de esa noche, de lo que ha acabado representando para servidor la banda de Lynott y compañía, y de lo mucho que se le añora al bueno de Phil, pero creo que es hora de ir dejándolo ya y de poner de nuevo “Live And Dangerous”, probablemente el mejor directo de la mejor banda de todos los tiempos. Salud, y sobre todo larga vida.

Bubba 

(Publicado originalmente en ROCKSCALEXTRIC durante el tercer lustro de la era 2000)

FB_IMG_1496826010943

Thin Lizzy – Greatest Hits (2005)

lizzy

El tiempo pone a cada uno en su sitio, y la banda del añorado Phil Lynott, aunque a trancas y barrancas, parece que va ocupando poco a poco un sitio de privilegio en la galería del Rock & Roll.

Digo esto porque si bien hace relativamente poco era incluso difícil hacerse con el material discográfico de la banda (no hablemos ya del videográfico), de un tiempo hacia acá se va viendo un tanto la luz al final del túnel, primero con las reediciones remasterizadas de buena parte de su catálogo, y segundo con entregas audiovisuales con cuentagotas, aunque por supuesto muy bienvenidas.

«Greatest Hits» no es otra cosa que eso, una colección de videoclips que abarca los éxitos más laureados del grupo, desde la celebérrima versión de la tradicional «Whiskey In the Jar», aquí en una aparición televisiva en el Top of the Pops británico con Eric Bell a la guitarra (1973), hasta la fulgurante entrada de John Sykes en el gran «Thunder And Lightning», del cual hace acto de presencia la homónima totalmente en vivo (y con Darren Wharton a las teclas), pasando por una pequeña representación del material de Phil en solitario con las intimistas «King’s Call» (todo un homenaje a Elvis con Mark Knopfler a la guitarra) y «Dear Miss Lonely Hearts» de su primer álbum en solitario («Solo In Soho», 1980), y por supuesto todo un chorro de clásicos atemporales, desde los tiempos de Eric Bell con «The Rocker» (con un Lynott ligeramente… ¿dopado?) hasta los del anodino Snowy White de «Chinatown» y «Killer On The Loose» (¿Michael Jackson plagiando en «Smooth Criminal»?), sin olvidarnos claro está de la era Moore, con perlas tan brillantes como «Waiting For An Alibi» (qué solos), «Do Anything That You Want To» (con todo el grupo tocando los timbales) o las inolvidables dobles armonías de «With Love», toda una delicia para los oídos.

Tampoco queremos conducir a engaño, «Greatest Hits» tiene más bien poco de directo, pero sí un buen volumen de material imprescindible en toda discoteca rockera que se precie. En ese sentido, prepárate para disfrutar una vez más del inmortal «The Boys Are Back In Town», del sobrecogedor «Don’t Believe A Word» (pura poesía), del marchoso cover de Bob Seger «Rosalie», de las atmósferas de «That Woman» o de la irresistible hermosura de «Wild One», y por ende de la formación más elegante que ha dado el Hard Rock, y me refiero a la de Brian Robertson, Scott Gorham, Brian Downey y Phil Lynott, por supuesto. Si además te lo dejan todo a precio de serie media, ¿te vas a resistir?

lizzy_2

Bubba

(Publicado originalmente en el fanzine número 1 de ROCKSCALEXTRIC, diciembre 2006)

rockscalextric_1p

Fields Of The Nephilim – Revelations / Forever Remain / Visionary Heads (2002)

fields_1

Cuenta la Biblia en su libro de Génesis que hubo un tiempo en que los ángeles, no satisfechos con los placeres del cielo, descendieron de éste para materializarse en cuerpos humanos y poder disfrutar así de los placeres terrenales. De la unión de éstos con las mujeres de la Tierra se engendró una prole de superhombres, los Nefilim, también conocidos como “los derribadores”, los cuales dominaron por un largo período de tiempo sobre ella, hasta que un buen día el Creador decidió tomar cartas en el asunto y exterminar de una vez por todas el fruto de aquella traición y desobediencia. Cuenta la otra parte, la mitología pagana, que dicha raza era portadora del secreto de la vida eterna y de la magia, y tal vez por ello el Dios Todopoderoso no vio con buenos ojos que siguieran cohabitando entre sus súbditos aquellos ángeles caídos de su casa.

Hace ya más de tres décadas que un grupo de jóvenes de los suburbios de Hertfordshire, entre ellos Carl McCoy, Tony Pettitt y los hermanos Paul y Nod Wright, se hacían eco de aquellos mitos y leyendas y se apodaban curiosa y elegantemente The Fields Of The Nephilim (“los campos de los Nefilim”), lanzados como muchos en la ola del gótico o de ‘los nuevos románticos’, en la que rápidamente despuntarían tanto por su imagen harapienta como por su contundencia y guturalidad, muy cercana al Hard Rock y el Heavy Metal.

Este documento no es otra cosa que un compendio de todo el material visual disponible hasta la fecha de la disolución de la banda a primeros de los 90 (material oficial, se entiende), que viene a ser el siguiente:

Revelations

Es el paralelo al recopilatorio de audio editado con el mismo título, aquí obviamente en formato vídeo y considerablemente reducido con respecto al otro. Aparecen así los encadenados “Preacher Man” y “Blue Water”, el excelente “Moonchild” (con imágenes superpuestas en calidad de diapositivas muy interesantes), “Psychonaut” (al más puro estilo de Richard Harris en “Un hombre llamado Caballo”), “For Her Light”, con imágenes extraídas del directo en el Brixton Academy (contenido en su totalidad en otra sección), y el ‘desértico’ “Sumerland”, además de un vídeo promocional en el que se puede ver y oír a Carl McCoy (sin subtitular, por cierto) con música de la banda como fondo.

Forever Remain

Como su nombre indica, es el concierto íntegro celebrado en el londinense The Town And Country Club en mayo de 1988. En él podemos ver a la banda en su máximo esplendor, luciendo sus harapos del Far-West bien embadurnados de tierra y rockeando a tope, con un público muy entregado. Especial mención merece Carl McCoy, de aspecto casi mesiánico (imaginaos un híbrido entre Wayne Hussey de The Mission, Robert Plant y Enrique Bunbury), luciendo sombrero polvoriento y gafas de sol para el desierto. Eso es imagen, sí señor.

En el set-list de aquel entonces encontramos temas frescos y directos como “Reanimator”, “Dust”, “Preacher Man” o “Trees Come Down”, con ese comienzo a lo “You Could Be Mine” que rompe, así como otros que apuntan ya a clásicos, óiganse “Love Under Will” (valga aquí especialmente lo de ‘mesiánico’ que decía antes), el aclamado “Moonchild” (nada que ver con Maiden), “The Watchman”, “Last Exit For The Lost” o el potente “Chord Of Souls”, todos ellos con una base de ritmo contundente (Tony Pettitt al bajo y el todavía jovencísimo Nod Wright a la batería) como contrapartida ideal a los punteos cristalinos de Peter Yates y Paul Wright, que suenan de lujo.

Visionary Heads

Al igual que el anterior, este apartado se corresponde con otra edición en vídeo, concretamente el directo ofrecido en el Brixton Academy de Londres dos años después (1990). En él podemos ver a la banda un tanto más recatada que antaño (siguen los atuendos, pero la tierra se la llevó el viento), aunque la pose sigue ahí, intacta, lo cual es de agradecer, ya que personalmente soy de la opinión que los conciertos dotados de atractivo visual se hacen doblemente interesantes.

fields-of-the-nephilim

En cuanto al repertorio se puede apreciar una notable disminución en cuanto a cantidad de temas, que no de duración, y ello debido a la inclusión en el set-list de cortes nuevos como “For Her Light”, “At The Gates Of Silent Memory”, “Sumerland” o “Submission”, pertenecientes al álbum que presentan, “Elizium”, que deja entrever una línea más densa y progresiva de pasajes tétricos y oscuros, pero sin abandonar ese ‘touch of goth’ tan caracaterístico del grupo.

Bonus Tracks

Para rematar la faena vienen incluidos como bonus tracks tres video-clips, correspondientes todos ellos a las diferentes aventuras de los ex miembros de la banda una vez dado el carpetazo a la historia de Fields Of The Nephilim.

Por un lado aparecen “Crazed” (1992) y “Insatiable” (1995), ambos de Rubicon, proyecto de los hermanos Nod y Paul Wright junto a Tony Pettitt y Peter Yates, a los que hay que sumar al vocalista Andy Delaney. Mientras el primero nos muestra a una banda mucho más calmada y sin el siniestrismo del pasado, en el segundo se advierte de lleno el influjo de los 90, en ese período en el que nadie sabía muy bien por dónde tirar. Por otro lado tenemos a Carl McCoy con su aparente continuación de FOTN, llamada simplemente The Nefilim, con el vídeo del single “Penetration” (1996), claramente endurecido (Morgoth o Fear Factory pueden servir de referencias) y que nos orienta un tanto en lo referente al porqué de la separación.

A partir de ahí, diversos rumores de reunión desembocaron finalmente en un único trabajo de estudio (Mourning Sun, 2006), en el que sólo se acreditaba a Carl McCoy (voz, teclados, producción) y a John “Capachino” Carter (bajo, guitarras, batería, teclados), así como al posterior Ceromonies (2012), un doble en directo con su correspondiente DVD (recortado) grabado el 12 de julio de 2008 en el London’s Shepherds Bush Empire tras la edición de Mourning Sun.

Obviando la última etapa de la banda, únicamente con McCoy al frente de la misma y con Tony Pettitt asumiendo las labores de bajista para el directo, Revelations / Forever Remain / Visionary Heads supone una recopilación exquisita de la época dorada del grupo para sus fans (además de bien presentada, en caja transparente y con libreto interior) y un documento idóneo para los no iniciados, ya sea con la banda en particular o con el estilo en general (para el sector más heavy podría ser un auténtico punto de encuentro entre su música y el Rock Gótico).

fields-of-the-nephilim

Si además quieres constatarlo en directo, tienes una oportunidad única el próximo 30 de marzo en la madrileña sala Mon, donde descargarán las huestes de McCoy tras una prolongada ausencia en tierras hispanas.

Bubbath