Fields Of The Nephilim – Revelations / Forever Remain / Visionary Heads (2002)

fields_1

Cuenta la Biblia en su libro de Génesis que hubo un tiempo en que los ángeles, no satisfechos con los placeres del cielo, descendieron de éste para materializarse en cuerpos humanos y poder disfrutar así de los placeres terrenales. De la unión de éstos con las mujeres de la Tierra se engendró una prole de superhombres, los Nefilim, también conocidos como “los derribadores”, los cuales dominaron por un largo período de tiempo sobre ella, hasta que un buen día el Creador decidió tomar cartas en el asunto y exterminar de una vez por todas el fruto de aquella traición y desobediencia. Cuenta la otra parte, la mitología pagana, que dicha raza era portadora del secreto de la vida eterna y de la magia, y tal vez por ello el Dios Todopoderoso no vio con buenos ojos que siguieran cohabitando entre sus súbditos aquellos ángeles caídos de su casa.

Hace ya más de tres décadas que un grupo de jóvenes de los suburbios de Hertfordshire, entre ellos Carl McCoy, Tony Pettitt y los hermanos Paul y Nod Wright, se hacían eco de aquellos mitos y leyendas y se apodaban curiosa y elegantemente The Fields Of The Nephilim (“los campos de los Nefilim”), lanzados como muchos en la ola del gótico o de ‘los nuevos románticos’, en la que rápidamente despuntarían tanto por su imagen harapienta como por su contundencia y guturalidad, muy cercana al Hard Rock y el Heavy Metal.

Este documento no es otra cosa que un compendio de todo el material visual disponible hasta la fecha de la disolución de la banda a primeros de los 90 (material oficial, se entiende), que viene a ser el siguiente:

Revelations

Es el paralelo al recopilatorio de audio editado con el mismo título, aquí obviamente en formato vídeo y considerablemente reducido con respecto al otro. Aparecen así los encadenados “Preacher Man” y “Blue Water”, el excelente “Moonchild” (con imágenes superpuestas en calidad de diapositivas muy interesantes), “Psychonaut” (al más puro estilo de Richard Harris en “Un hombre llamado Caballo”), “For Her Light”, con imágenes extraídas del directo en el Brixton Academy (contenido en su totalidad en otra sección), y el ‘desértico’ “Sumerland”, además de un vídeo promocional en el que se puede ver y oír a Carl McCoy (sin subtitular, por cierto) con música de la banda como fondo.

Forever Remain

Como su nombre indica, es el concierto íntegro celebrado en el londinense The Town And Country Club en mayo de 1988. En él podemos ver a la banda en su máximo esplendor, luciendo sus harapos del Far-West bien embadurnados de tierra y rockeando a tope, con un público muy entregado. Especial mención merece Carl McCoy, de aspecto casi mesiánico (imaginaos un híbrido entre Wayne Hussey de The Mission, Robert Plant y Enrique Bunbury), luciendo sombrero polvoriento y gafas de sol para el desierto. Eso es imagen, sí señor.

En el set-list de aquel entonces encontramos temas frescos y directos como “Reanimator”, “Dust”, “Preacher Man” o “Trees Come Down”, con ese comienzo a lo “You Could Be Mine” que rompe, así como otros que apuntan ya a clásicos, óiganse “Love Under Will” (valga aquí especialmente lo de ‘mesiánico’ que decía antes), el aclamado “Moonchild” (nada que ver con Maiden), “The Watchman”, “Last Exit For The Lost” o el potente “Chord Of Souls”, todos ellos con una base de ritmo contundente (Tony Pettitt al bajo y el todavía jovencísimo Nod Wright a la batería) como contrapartida ideal a los punteos cristalinos de Peter Yates y Paul Wright, que suenan de lujo.

Visionary Heads

Al igual que el anterior, este apartado se corresponde con otra edición en vídeo, concretamente el directo ofrecido en el Brixton Academy de Londres dos años después (1990). En él podemos ver a la banda un tanto más recatada que antaño (siguen los atuendos, pero la tierra se la llevó el viento), aunque la pose sigue ahí, intacta, lo cual es de agradecer, ya que personalmente soy de la opinión que los conciertos dotados de atractivo visual se hacen doblemente interesantes.

fields-of-the-nephilim

En cuanto al repertorio se puede apreciar una notable disminución en cuanto a cantidad de temas, que no de duración, y ello debido a la inclusión en el set-list de cortes nuevos como “For Her Light”, “At The Gates Of Silent Memory”, “Sumerland” o “Submission”, pertenecientes al álbum que presentan, “Elizium”, que deja entrever una línea más densa y progresiva de pasajes tétricos y oscuros, pero sin abandonar ese ‘touch of goth’ tan caracaterístico del grupo.

Bonus Tracks

Para rematar la faena vienen incluidos como bonus tracks tres video-clips, correspondientes todos ellos a las diferentes aventuras de los ex miembros de la banda una vez dado el carpetazo a la historia de Fields Of The Nephilim.

Por un lado aparecen “Crazed” (1992) y “Insatiable” (1995), ambos de Rubicon, proyecto de los hermanos Nod y Paul Wright junto a Tony Pettitt y Peter Yates, a los que hay que sumar al vocalista Andy Delaney. Mientras el primero nos muestra a una banda mucho más calmada y sin el siniestrismo del pasado, en el segundo se advierte de lleno el influjo de los 90, en ese período en el que nadie sabía muy bien por dónde tirar. Por otro lado tenemos a Carl McCoy con su aparente continuación de FOTN, llamada simplemente The Nefilim, con el vídeo del single “Penetration” (1996), claramente endurecido (Morgoth o Fear Factory pueden servir de referencias) y que nos orienta un tanto en lo referente al porqué de la separación.

A partir de ahí, diversos rumores de reunión desembocaron finalmente en un único trabajo de estudio (Mourning Sun, 2006), en el que sólo se acreditaba a Carl McCoy (voz, teclados, producción) y a John “Capachino” Carter (bajo, guitarras, batería, teclados), así como al posterior Ceromonies (2012), un doble en directo con su correspondiente DVD (recortado) grabado el 12 de julio de 2008 en el London’s Shepherds Bush Empire tras la edición de Mourning Sun.

Obviando la última etapa de la banda, únicamente con McCoy al frente de la misma y con Tony Pettitt asumiendo las labores de bajista para el directo, Revelations / Forever Remain / Visionary Heads supone una recopilación exquisita de la época dorada del grupo para sus fans (además de bien presentada, en caja transparente y con libreto interior) y un documento idóneo para los no iniciados, ya sea con la banda en particular o con el estilo en general (para el sector más heavy podría ser un auténtico punto de encuentro entre su música y el Rock Gótico).

fields-of-the-nephilim

Si además quieres constatarlo en directo, tienes una oportunidad única el próximo 30 de marzo en la madrileña sala Mon, donde descargarán las huestes de McCoy tras una prolongada ausencia en tierras hispanas.

Bubbath

 

Anuncios