Fields Of The Nephilim – Sala Mon (Madrid), viernes 30 de noviembre de 2018

fields-of-the-nephilim

No se me ocurre mejor plan para pasar la Semana Santa que juntarme con los colegas para ver a otros colegas y quitarnos todos al unísono una de las asignaturas troncales pendientes en materia gótico-pagana de las consideradas indispensables. Si además se aprovecha la coyuntura para dar rienda suelta a los placeres de la carne de diferentes formas, podemos dar por superada la liturgia y por venerado el Corpus Christi. Ayuno y abstinencia pero a la inversa.

La jornada del Viernes Santo supuso el viacrucis placentero que cabía esperar: el vermouth de media mañana en el tren, el tapeo rehogado de cerveza al mediodía, la copa de sobremesa y vuelta a empezar (volver a leer varias veces intercambiando aleatoriamente el orden hasta altas horas de la madrugada). Saludos a mis compis de viaje (Saints In Hell & Jurgen Navas) y a las estrellas locales (Viper, Ricky & Peto), que dieron colorido a la semana más gris del año con diferencia.

El día amenazaba tormenta, pero todo quedó finalmente en agua de borrajas, y pasadas las 7 pm ya abordábamos Moncloa y aledaños para seguir con los zumos de cebada (cubos, para más señas), no fuera a ser que la sobriedad arreciara. Con horario británico (algo antes de las 8:30 pm) y tras Dead But Dreaming salían a escena Carl McCoy y sus nuevos mercenarios alquilados para la ocasión, con un sonido más que correcto ya de entrada, pese a las ecualizaciones iniciales, para acabar finalmente en un sonido perfecto, de lo mejor que se puede escuchar (y disfrutar) en sala.

IMG_20180330_211543

El show fue lo sobrio que cabía esperar, con la banda sonando compacta y contundente, siempre dentro de los parámetros que permite el arpegio limpio del Rock de corte gótico / siniestro, claro está, y McCoy por su parte asumió su rol de frontman a la perfección, acaparando prácticamente toda la atención y solventando la papeleta con una voz grave tirando a gutural, sin fisuras ni aspavientos, para llegar a su clímax en cortes como Last Exit For The Lost, donde se salió literalmente.

Como pros de la descarga destacar esencialmente la calidad del sonido, que a fin de cuentas es de los factores más importantes cuando se trata de escuchar música en vivo (que no el único), así como la voz de McCoy, por el que no parece que hayan pasado los años (con permiso de los pedales de efectos, eso sí), y es que se nota y mucho cuando además de llevar un set-list ganador de entrada se intenta defenderlo con una auténtica banda respaldando y con un equipo en condiciones, lo cual suele dar como resultado un concierto digno cuanto menos, y no lo que llevan ofreciendo décadas gente como Andrew Eldritch y sus Hermanitas de la Caridad, una pena que no se den cuenta de la importancia de detalles como el de una batería acústica real o la de dejar de engañar a un público que paga dinero para verte, directamente.

IMG_20180330_202506

Volviendo al caso Fields Of The Nephilim, quizá echamos en falta algo más de movimiento escénico y algún que otro corte adicional y/o mejor alternado, perlas como For Her Light, Blue Water o Chord of Souls no deberían faltar en tu repertorio cuando te dejas ver de década en década, pero lo que sonó lo hizo bien, y por ahí se salvan con creces. En cualquier caso concierto de hora y media justa y sin teloneros (antes de las 22 pm ya estábamos fuera de la sala), algo que deberían hacérselo mirar para girar tan de tarde en tarde. Se lo perdonamos si a la próxima no tardan tanto en volver, y sobre todo si nos regalan For Her Light.

 

Set-list:

Dawnrazor
Endemoniada
Love Under Will
Moonchild
Prophecy
At the Gates of Silent Memory
Psychonaut
Last Exit for the Lost

Vet for the Insane
Mourning Sun

 

Bubbath

Anuncios