STEVEN WILSON – Sala La Riviera (Madrid), miércoles 16 de enero de 2019

steven_wilson_cartel_enero19_500x267

Un par de cosas me sorprendieron en mi primera visita “conciertil” a la capital del reino de este año, y ya veremos cuántas serán… Primero, que no hacía tanto frío por los madriles como voceaban los noticieros y aplicaciones de “smartphones”. Aterricé en Atocha bastante más abrigado de lo que es habitual en mí, anteriormente iba con lo puesto, pero bueno, esto es otra historia. La segunda, en mi visita a un bar cerca de Cibeles mientras esperaba al Señor Puerta, al pedir una Mahou al amable camarero me respondió que sólo tenían Estrella Galicia (!!). También me hizo gracia la advertencia al decirme que la tortilla que tenían era de atún (!!); a ver, alma de cántaro, soy Santos ‘el cubo’, que gustosamente me hice mi pincho de tortilla de atún regado con dos Estrellas Galicia en un bar en el puro centro de la capi.

Una visita fallida al templo de la segunda mano y los dedos negros, la Metralleta para los no iniciados, y un repaso de nuestros “greatest hits” de pogos entre otros temas de conversación que mantuvimos mientras hacíamos una cómoda cola para entrar al recinto de La Riviera, mientras buscábamos y visualizábamos a Cronos de Venom, o un amigo, levantar mancuernas como si fuera el mismísimo Schwarzenegger.

Al entrar al local de las palmeras fuimos raudos a ver el “Mercha”, donde las camisetas no me convencían, y acto seguido fuimos a tomarnos el primer refrigerio con su correspondiente atraco a mano armada, casi 6 euros por una caña, madre de dios…

Sobre las 20:00 h el show arranca con “Truth”, intro en forma de vídeo que refleja una sucesión y juegos de imágenes y palabras de carácter denuncia, que es con lo abre la gira de “To The Bone”, la última obra en solitario del británico. Acto seguido aparece Wilson con el pelo corto y un flequillo a lo Pepe Oneto o Krispin Klander.

img-20190120-wa0048

El show iba a constar de dos partes: la primera no varía en nada con respecto a los otros shows del año pasado de la misma gira, y una segunda parte que sería algo diferente y tendría alguna sorpresa. En el primer bloque, obviamente “To The bone” tiene bastante presencia, empezando con la dupla “Nowhere Now” y “Pariah”, con la presencia testimonial fría y en vídeo de la cantante y actriz ocasional Israelí Ninet Tayeb, o “The Same Asylum As Before”.

Nunca había escuchado en la Riviera una nitidez y un sonidazo como lo que ofrecía Steven Wilson, y mira que he ido unas cuantas veces. La ejecución de los temas por parte de la banda era simplemente la hostia. Podía haber sido un concierto para enmarcar, pero un parón que hizo de 20 minutos entre los bloques me cortó mucho el rollo, y es que el señor Wilson tenía ganas de tertulia y nos brindó unos monólogos dignos del Joey DeMaio más venido arriba o de Pepe Colubi, que lo teníamos cerca de nosotros viendo el show.

img-20190120-wa0049

Como si fuera un magazine de radio o un show de la Comedy Channel, Steven nos divagó sobre la pérdida de la guitarra en la cultura, que quedó muy carca y demodé, sobre lo poco sexy que son los solos de muchas notas (!!), sobre lo tristes que son los fans y la música de Opeth, lo poco que se movían los cincuentones con camisetas de Pink Floyd, los logos ilegibles de las camisetas de Black Metal, sus fans japoneses y de lo molón que es Prince (!!), donde nos intentó convencer que el de Minneapolis era lo más grande del mundo mundial. En la segunda parte del bloque nos brindó un descafeinado “Sign O’ The Times”, uno de los clásicos básicos del fallecido artista ya casi al final del show. La reacción del público entre tanta oratoria era desde unos jocosos “one-two-three-four” ramonianos, a ver si el chico se ponía a la faena, hasta la de “Guapo!”, y no por parte de voces femeninas (!!).

“Blackfield” del primer disco, que salió de la unión de fuerzas entre Steven Wilson y el Israelí Aviv Geffen, fue una de las sorpresas más relevantes del segundo bloque. También destaco lo bien que sonó “Sleep Together” del “Fear Of Blank Planet” de Porcupine, y así me quité la espina de aquel lejano Sonisphere del 2010, donde los vi y no gozaron de unas condiciones y sonido adecuados, cosas de festivales.

img-20190120-wa0050

Sonó “Sound Of Muzak” del “In Absenta” de Porcupine Tree, aunque hubo gente que sugirió el “Trains”, ante la negativa de Wilson soltando un seco “no aceptamos peticiones”, y la maravillosa “The Raven That Refused To Sing” del disco homónimo, donde uno del público se vino arriba y soltó a grito pelado “el mejor disco”, cosa que estoy de acuerdo, el “The Raven” a mí me encanta también. Terminó un buen concierto de dos horas y veinte de duración, ampliado a 3 horas con los chascarrillos del británico, que si no fuera por tanto discursito la nota hubiera sido de notable bajo a matrícula de honor. Nada ni nadie es perfecto.

Saints In Hell

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s