Hellacopters – By The Grace Of God (2002)

Los suecos Kenny, Boba, Strings, Robban y Nick Royale, o lo que es lo mismo, Hellacopters, siguen afincados en la América de los 70, pese a que su patria y la época que les ha tocado vivir disten bastante de ésta. “By The Grace Of God” es su quinto trabajo, y si bien desde “Supershitty To The Max” quedó claro de dónde provenían sus influencias, éstas han ido puliéndose y pasando de un punk-rock garajero y acelerado con claras connotaciones de bandas como MC5, The Stooges, Sex Pistols o Ramones, a un rock melódico archielegante y con nuevas y exquisitas pinceladas de otros grandes como Rolling Stones, Thin Lizzy o Johnny Winter, por citar algún ejemplo.

El plástico, como de costumbre, presenta alguna que otra curiosidad, como es el hecho de tener tres portadas distintas, o mejor dicho, la misma (una nube descargando un rayo, bastante simple por cierto) pero en tres colores diferentes (blanco, rojo y negro –este último sólo en vinilo, claro referente y preferente del grupo-). Grabado a medio camino entre los Polar Studios y el Romarö Studio de Estocolmo, los trece cortes que componen este “By The Grace Of God” no puede decirse que hayan sufrido de mala suerte precisamente.

Si bien el anterior y suculento “High Visibility” declinaba la distorsión de antaño y apostaba por la pulcritud y el acento en la melodía, este “By The Grace…” prosigue la estela de aquél y ralentiza aún más los tiempos, quedando un disco de grandes canciones para escuchar relajado y olvidarte de la rutina. Buenos ejemplos son el que abre, el homónimo “By The Grace Of God”, de guitarras limpias y melodías sureñas, que sólo necesita de una escucha para convertirse en himno, o el rápido “It’s Good But It Just Ain’t Right”, con el que no puedes evitar levantarte del asiento y destripar tu Gibson imaginaria. Tenemos temas de aire melancólico y evocador como “Down On Freestreet” o “Rainy Days Revisited” (exquisitos teclados a cargo del Diamond Dogs Boba Fett), así como cortes marchosos y rockandrolleros como “All New Low”, “Better Than You” o “The Exorcist” (curioso título). “Carry Me Home” es otro de mis favoritos, con un aire muy a lo Thin Lizzy, sobre todo por las melodías de guitarra y las líneas vocales, que recuerdan enseguida a aquellos estribillos con los que deleitaba al personal el bueno de Lynott (¿quién diría que el artífice de esto fue en su día el batería de Entombed? Ver para creer…).

Y no me extiendo más. Sólo me resta añadir que los helicópteros del infierno han hecho otro suculento trabajo, que lo único que tiene que ver con el resto de su discografía es la calidad que atesora, y con el que de seguro van a desmarcarse del resto de Backyard Babies, Turbonegros y Gluecifers. Si te gusta el ROCK en mayúsculas y no tienes prejuicios yo me haría sin tardar con este trabajo, seguro que lo vas a disfrutar. Eso sí, si lo tuyo son exclusivamente los dragones y el alarido porque sí… mejor a otra cosa mariposa. Y yo me pregunto, ¿qué será lo próximo? ¿Chuck Berry? No me extrañaría…

SERIE Z FESTIVAL 2003 – Sábado 30 de agosto de 2003, Feria de Muestras IFECA, Jerez de la Frontera (Cádiz)

El primer plato fuerte, HELLACOPTERS, una de mis razones de peso por las que acudir al festival (junto a Twisted Sister, claro). Lo primero que me llamó la atención -supongo que a mí y a más gente- es que la frescura de los comienzos ha dejado paso a un rol más profesional, algo lógico por otra parte (ahora venden unos cuantos discos más), y lo que antes eran shows de auténtico desenfreno ahora son demostraciones de rock’n’roll con clase, tanto musical como estilísticamente hablando (esas poses estudiadas). El set-list fue claramente a su antojo, sin atender excesivamente al protocolo pero sin dejar de entusiasmar: los recientes “By The Grace Of God” abriendo, las dulces “Down Of Freestreet” y “Carry Me Home” y el marchoso “Better Than You”, el inevitable “Hopeless Case Of A Kid In Denial” con autodedicatoria incluida por parte de Nicke, “Toys And Flavors”“No Song Unheard”, la adrenalínica “Move Right Out Of Here” (eché en falta “The Devil Stole The Beat From The Lord” especialmente), las descomunales “You Are Nothin’”“Soulseller” y la primeriza “(Gotta Get Some Action) Now!” y, como colofón final, un “Search And Destroy” de los Stooges que puso el broche de oro a una actuación quizá demasiado sobria y corta pero soberbia. No me cabe duda, Nicke y su inseparable gorra ya conforman una de las imágenes del rock de última generación.

Bubba

(Publicado originalmente en THE SENTINEL WEB MAG durante el primer lustro de la era 2000)