Héroes del Silencio – El Mar No Cesa (1988)

A la hora de abordar la escueta pero prolífica carrera de los zaragozanos Héroes del Silencio es fácil caer en los tópicos de siempre (máxime si proviene de la prensa especializada), esto es, reconocer los méritos de Senderos De Traición (1990), alabar la evolución y eclecticismo rockero de El Espíritu Del Vino (1993) y ensalzar el endurecimiento supuestamente maduro de Avalancha (1995), quedando el debut de la banda como una especie de error iniciático de factura Pop, del cual sólo cabe acordarse en modo nostálgico y casi pidiendo disculpas, empezando por el propio grupo. Pues bien, haremos de abogados del diablo y trataremos de equiparar El Mar No Cesa al resto de la discografía de HDS, el trabajo que lo empezó todo y, producciones al margen, con algunas de las piezas musicales más bellas del combo maño.

Tampoco hay que ser tan duros con Enrique, Juan, Pedro y Joaquín. Si Lennon, McCartney y compañía necesitaron prácticamente una década para editar un tema de Hard Rock / Proto Metal como “Helter Skelter”, y aun así son considerados padres indiscutibles del Rock moderno y contemporáneo, les podemos consentir perfectamente a nuestros héroes nacionales una carta de presentación tan cálida e inocente como la que nos ocupa. A los controles de producción estuvo el mismísimo Gustavo Montesano (Olé Olé), con eso y la inexperiencia previa en estudio de nuestros protagonistas poco más se puede pedir.

Situémonos. Debía correr finales de 1988 o principios de 1989 cuando vi en televisión el video-clip de “Mar Adentro”. Por aquel entonces ya tenía constancia y registro de lo que era el Hard Rock y el Heavy Metal, pero lo que vi y escuché en ese momento me impactó, tanto por imagen como por sonido, y ya me acompañó en el resto de mi viaje musical particular para los restos: negro riguroso, botas vaqueras, base rítmica contundente contrastada claramente con unos arpegios limpios propios de bandas como The Cure, U2 o The Smiths (estos últimos se dejan ver especialmente en el tema), cortesía del limitado e inimitable Juan Valdivia (pobre muñeca derecha), y una voz de tenor dramático cual Raphael o Nino Bravo proveniente de una especie de junkhead llamado todavía Enrique Ortiz de Landázuri, que ponía la guinda a un pastel que no se había comido nuestra bendita patria hasta la fecha. Por lo demás, el corte hablaba de guarreridas españolas, cortesía del Bunbury más lascivo. A día de hoy lo sigo pudiendo escuchar como el primer día, cosa que no me sucede con otros muchos de la banda, algo debe tener.

Además del video-single de marras, el disco alberga un puñado de temas memorables: “Hace Tiempo” es un medio tiempo escuela Larry Mullen Jr. (el maestro a las claras de Pedro Andreu, junto a Ringo Starr, por supuesto), de aire nostálgico y grandes desarrollos por parte de Valdivia, que pasa del arpegio con Detune (primo-hermano del Chorus) al Overdrive como sólo él sabe. Épico, si se me permite. “Fuente Esperanza” es sin duda de mis favoritas de la banda, evocadora como pocas y con una letra que los desmarcaba directamente del rebaño. Juan se sale de nuevo, en esta ocasión con un punteo made-in-spain muy característico y que, al igual que las letras de Enrique, le va desmarcando de sus claras influencias algosajonas. “No Más Lágrimas” es otra pieza de hermosa factura que mejoraron En Directo al año siguiente, y “La Lluvia Gris” repetía con respecto al Ep, sin duda de los puntos más flojos del plástico, debido a su escaso aporte y al desfase temporal con el resto.

La cara B se abría magistralmente con “Flor Venenosa”, toda una apología encubierta al desenfreno etílico y que la madre de Enrique prefiere no escuchar. “Agosto” se erigía como otra de las favoritas del disco, de corte existencial e irreligioso y de gusto exquisito, mientras que “El Estanque”, utilizada para abrir sus directos, aquí se ubica entre medias y empasta con la misma gracia. Guitarras acústicas se entremezclan con arpegios limpios de manera ideal, y el mar, presente en la portada y en casi todo el trabajo, se derrama de nuevo ahogándonos. Tiene su gracia que el título de El Mar No Cesa viniera de un simple error de Enrique al mentar a la banda post-punk Mar Otra Vez…

“La Isla De Las Iguanas” es una suerte instrumental de corte surfero-gótico, una excentricidad propia de Robert Smith y sus secuaces, mientras que “…16” denota juventud y despertares a pachas, con Enrique vociferando por momentos y enlazando frases aparentemente inconexas, y como de costumbre sujetas a múltiples interpretaciones personales. Con “Héroe de Leyenda” se cierra el trabajo, otro corte rescatado del Ep y que, al igual que sucede con “La Lluvia Gris”, aporta poco al conjunto, lo cual no le desmerece para nada su condición de himno generacional y que dio nombre al propio grupo. Mención aparte merecen los bonus tracks “Olvidado” y “La Visión De Vuestras Almas”, incluidos únicamente en la edición en CD y que no aparecen en la versión Lp, la primera de aires pre-Senderos De Traición pese a su fecha de creación (ya estaba en la maqueta), y la segunda desechada a última hora del vinilo y rescatada para En Directo (1989), al igual que “Olvidado”.

Es una obviedad que El Mar No Cesa adolece de una producción demasiado light y de unas formas excesivamente parametrizadas, con un aire gótico / post-punk pero pasado por un filtro pop (Gustavo Montesano, recuerden) que, visto con perspectiva, parece desfasado y manido a día de hoy. Ese es el error. El Mar No Cesa debe contextualizarse en aquel momento concreto de la Historia musical de España, no en la actual, ya habría tiempo de realizar los ajustes necesarios, y no habría que esperar mucho, como decía al principio. Para algunos como el que suscribe, el primer trabajo de Héroes del Silencio supone una foto musical de un momento concreto de nuestras vidas en el que todo parecía novedoso, aunque fuese cogiendo de aquí y de allá (quien esté libre de pecado…), y nos abría un abanico de sonoridades alternativas (Bowie, Sisters Of Mercy, The Mission, New Model Army, Paradise Lost y un sinfín de generaciones más) que nos han acompañado hasta la fecha, y que sin duda han marcado y ampliado nuestro gusto musical. Por todo ello le estaré siempre más que agradecido.

Bubbath

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s