Riot – Thundersteel (1988)

A la hora de hablar de grupos malditos o de esos mal llamados ‘de segunda fila’, no hay duda de que Riot pueden encasillarse muy a gusto dentro de dicha etiqueta. Y ello no deja de ser curioso, ya que si bien la mayoría de los eternos aspirantes a la fama suelen arrojar la toalla tarde o temprano, estos norteamericanos pueden presumir de llevar editando discos la friolera de cinco décadas (Rock City, 1977, se dice pronto), aunque también es cierto que el bueno de Mark Reale (guitarra) ha sido el único superviviente de aquella primigénea formación hasta su fallecimiento en 2012, momento en el cual el resto de la banda decide proseguir con el legado de Reale ya como Riot V, todo un detalle tanto por la idea de mantener viva la llama como por el hecho de no querer adueñarse de una franquicia que tuvo a las claras un administrador único.  

Tras cinco discos de estudio y uno en directo, de los que cabría destacar un inspiradísimo Fire Down Under (1981), probablemente su trabajo más clásico de la primera época (seguido de cerca por Narita, 1979), dada la escasa repercusión de su quinto Born In America (1983) y el consiguiente desánimo de Reale, se abre un período de sequía discográfica de cuatro años comprendido entre 1984 y 1988 y consiguientemente de inactividad del grupo en directo; tras el paréntesis, Reale reestructura la banda, bien secundado por Tony Moore (voz), Don Van Stavern (bajo) y el gran Bobby Jarzombek (batería), y juntos dan a luz lo que es ya todo un clásico y eterna fuente de inspiración de una incontable legión de speed/power-metaleros al uso que reinan en la escena metálica actual.

Y es que Thundersteel es a Riot algo así como Painkiller a Judas Priest, esto es, la esencia del grupo pasada por el filtro y elevada al cubo en lo que a revoluciones se refiere. No en vano sólo hace falta escuchar el inicio con el homónimo del disco, todo un trallazo hiperacelerado, de riffs vertiginosos, doble bombo atronador y agudos por doquier (todo un clásico destroza-cogotes en las discos heavies de turno). Pues eso, Power Metal de libro. “Fight Or Fall”, aunque de poderosos riffs, era algo más dinámico, decelerando en el estribillo y demostrando que en el power/speed metal también se puede jugar con la voz y resultar atractivo.

“Sign Of The Crimson Storm” hacía las veces de medio tiempo, con un Tony Moore que nos muestra su registro real por momentos y que sube tonos en el chorus como mandan los cánones. Y vuelta a la caña con “Flight Of The Warrior”, donde Bobby Jarzombek maneja los pedales a su antojo, Mark Reale se saca de la manga unas rítmicas y un solo difíciles de olvidar y Mr. Moore te pone el vello bien de punta con sus modulaciones. Después de esto es cuando, en líneas generales, viene el bajón. No es este el caso. “On Wings Of Eagles” está diseñada y estudiada para que te dejes las cuerdas vocales intentando emular los alaridos estallacristales de Moore (pues eso, intentando). Y a continuación otra de mis favoritas (¿quién dijo relleno?), “Johnny’s Back”, de riff cabalgo-destripante a cargo de Reale y con otro de esos estribillos para cantar en compañía.

Como descanso auditivo tenemos “Bloodstreets”, con un comienzo de acústicas que rápidamente rompe un riff distorsionado aunque controlado a cargo de Reale, de tempo lento y recreándose en la melodía vocal (temón). “Run For Your Life” retoma la caña del comienzo, con un Tony Moore esta vez más agresivo que chillón y otro de esos solos marca reale. Y la traca se cierra con “Buried Alive (Tell Tale Heart)”, algo más ambicioso que el resto (más extenso y detallista), y que curiosamente, al igual que sucede con el inicio del disco, me recuerda al cierre del que fuera el legado de Halford en Judas, “One Shot At Glory”, en plan colofón final (y digo curiosamente porque “Painkiller” estaba por llegar).

Grabado y mezclado en los Greene Street Recording estudios de Nueva York por el habitual Rod Hui, el disco suena que atruena, pulcro, brillante y contundente. Su portada sin embargo no corrió la misma suerte, con una ilustración (más bien boceto) a cargo de Kevin Kall bastante cómica, si bien mejora incluso la tónica general de las portadas del grupo, un aspecto a mi modo de ver bastante descuidado por la banda y tan básico en una época en la que ilustraciones, logotipos y demás atrezzo incidían directamente en el fan de turno, y que coetáneos como Judas Priest, Saxon o Iron Maiden sí supieron exprimir al máximo.

Thundersteel tendría su continuación con el gran The Privilege Of Power (1990), un trabajo sin duda mucho más arriesgado y rompedor que su predecesor, similar en calidad pero de esquemas bastante más eclécticos (Queensrÿche lo estaban petando, recordemos), y entre eso y nuevos cambios de formación en el siguiente Nightbreaker (1993), en el que Moore da el relevo a Mike DiMeo y con ello al sonido del grupo (AOR puede sonar demasiado drástico, pero desde luego eso ya no era Power Metal), el combo regresó de nuevo a esa un tanto incómoda segunda fila que decía al principio, quedando el trabajo que nos ocupa en una especie de limbo discográfico, un oásis en el desierto al que acudir en estados anímicos bajos o cuando el poder del Heavy Metal llama a tu puerta.

La formación que registró Thundersteel regresaría por sus fueros en 2011, fecha en la que editarían el esperadísimo Immortal Soul, álbum que amalgama prácticamente todas las facetas y vertientes sonoras de Riot, pero que lamentablemente no podría presentar su mentor, dado su fallecimiento a los pocos meses por complicaciones con esa dichosa y todavía enigmática enfermedad de Crohn.

Si no estás familiarizado con el material de la banda, como en toda historia que se precie creo que deberías empezar por el principio. Si por algún motivo no dispones del tiempo ni de las ganas necesarias, entonces te recomiendo que vayas directo a por este Thundersteel, sin duda una de las gemas del Heavy Metal clásico, aunque te aviso: todo lo que venga después te sabrá a poco.

Bubba

(Publicado originalmente en THE SENTINEL WEB MAG durante el primer lustro de la era 2000, revisado y editado en abril de 2020)