Paradise Lost – Draconian times MMXI (2011)

Paradise Lost - Draconian Times MMXI 2DVD-CD

Alguien dijo en cierta ocasión que la nostalgia es síntoma de falta de creatividad y algo de eso le está ocurriendo a Paradise Lost. Extraña que una banda tan reacia a publicar “complementos” lleve dos directos en tres años, saque a la luz un documental autobiográfico con apariciones de amigos e influenciados, recupere demos primigenias y decida servir ración doble del trabajo que más satisfacciones en términos numéricos le ha proporcionado. Cabe recalcar el aspecto ligado a la popularidad y las ventas porque en su día la emisión del videoclip de “The last time” a modo de anticipo provocó en primera instancia sustos y decepciones frutos de una ligereza alegre ausente en el colosal y entonces ya endiosado “Icon”.

El contenido básico del paquete se compone del show que el combo ofreció en el londinense The Forum en abril de 2011, desgranando una primera parte compuesta por “Draconian times” en su totalidad y riguroso orden de estudio y una segunda concentrada en ineludibles (“As I die”, “True belief” o “Say just words”) junto a un par de su penúltima obra editada. No obstante, es la ejecución de la segunda parte del disco homenajeado la que se lleva la palma. Y es que supone un placer reencontrarse con infraexplotadas como “Yearning for change” y “Hands of reason” y redescubrirlas en formato directo, si bien el tratamiento general es el esperado, con escrupuloso respeto a las originales. Las únicas salvedades son quizás una mezcla final que prima las armonías de Mackintosh por encima de los rasgueos de Aedy, dotando de mayor peso a la melodía en detrimento de la agresividad, la presencia de teclados en escena para reforzar determinados pasajes y el estado vocal de un Holmes que salva las composiciones a duras penas. Sin atisbos del pseudo-Hetfield que levantaba a base de energía los temas para compensar sus limitaciones técnicas, lo único que perdura de aquél es la melena engominada que luce, dando la sensación de encontrarse al borde de la rotura en “Hallowed land” o “Jaded”. Aún así, al tipo más lánguido y cínico del panorama metálico le sobra honestidad para admitir sus carencias antes de “Forever failure”, presentando al teclista Milly Evans como vocalista ocasional al estilo de Lee Morris tiempo atrás. De la nueva hornada, la homónima presenta aspiraciones de permanencia en futuros sets, con reminiscencias a “One second” y ensalzada con un potente estribillo, mientras “Rise of denial” confirma la sensación de caos e indefinición estilística que domina el conjunto de aquel trabajo.

El segundo DVD contiene extras de videoclips, entrevistas con la banda y fans que acudieron al evento y que no difieren en exceso de los incluidos en “The anatomy of melancholy”.

De pretender contentar a fans primerizos o a quienes 1996 les queda en el limbo, podían haberse conformado con el mismo tour para promocionar la reedición de 2011 y regalarnos a cambio conciertos íntegros en festivales emblemáticos como Donington o Dynamo, más allá de las migajas que incluyeron en “Evolve” o de los especiales que en su día emitió Headbangers’ ball en MTV. Al fin y al cabo, este uno por dos no suple ninguna carencia en forma de documento histórico o, en su defecto, acontecimiento significativo actual de la clase de At the Gates en Wacken. Es más, las humildes dimensiones de The Forum y austeridad del montaje dan fe de que, a diferencia de Roger Waters, Metallica o análogos, los de Halifax pertenecen al segmento minoritario sin capacidad para engordar sus cuentas bancarias con productos de esta naturaleza. Quizás por este motivo gane enteros el argumento del inicio. En todo caso, de obviar los porqués, representa un hito para la cantera Peaceville y viene a demostrar que, gustos aparte, juegan en liga superior a sus coetáneos.

J. A. Puerta

(Publicado originalmente en ROCKSCALEXTRIC durante el tercer lustro de la era 2000)

FB_IMG_1496826010943

Anuncios

Thin Lizzy – Greatest Hits (2005)

lizzy

El tiempo pone a cada uno en su sitio, y la banda del añorado Phil Lynott, aunque a trancas y barrancas, parece que va ocupando poco a poco un sitio de privilegio en la galería del Rock & Roll.

Digo esto porque si bien hace relativamente poco era incluso difícil hacerse con el material discográfico de la banda (no hablemos ya del videográfico), de un tiempo hacia acá se va viendo un tanto la luz al final del túnel, primero con las reediciones remasterizadas de buena parte de su catálogo, y segundo con entregas audiovisuales con cuentagotas, aunque por supuesto muy bienvenidas.

«Greatest Hits» no es otra cosa que eso, una colección de videoclips que abarca los éxitos más laureados del grupo, desde la celebérrima versión de la tradicional «Whiskey In the Jar», aquí en una aparición televisiva en el Top of the Pops británico con Eric Bell a la guitarra (1973), hasta la fulgurante entrada de John Sykes en el gran «Thunder And Lightning», del cual hace acto de presencia la homónima totalmente en vivo (y con Darren Wharton a las teclas), pasando por una pequeña representación del material de Phil en solitario con las intimistas «King’s Call» (todo un homenaje a Elvis con Mark Knopfler a la guitarra) y «Dear Miss Lonely Hearts» de su primer álbum en solitario («Solo In Soho», 1980), y por supuesto todo un chorro de clásicos atemporales, desde los tiempos de Eric Bell con «The Rocker» (con un Lynott ligeramente… ¿dopado?) hasta los del anodino Snowy White de «Chinatown» y «Killer On The Loose» (¿Michael Jackson plagiando en «Smooth Criminal»?), sin olvidarnos claro está de la era Moore, con perlas tan brillantes como «Waiting For An Alibi» (qué solos), «Do Anything That You Want To» (con todo el grupo tocando los timbales) o las inolvidables dobles armonías de «With Love», toda una delicia para los oídos.

Tampoco queremos conducir a engaño, «Greatest Hits» tiene más bien poco de directo, pero sí un buen volumen de material imprescindible en toda discoteca rockera que se precie. En ese sentido, prepárate para disfrutar una vez más del inmortal «The Boys Are Back In Town», del sobrecogedor «Don’t Believe A Word» (pura poesía), del marchoso cover de Bob Seger «Rosalie», de las atmósferas de «That Woman» o de la irresistible hermosura de «Wild One», y por ende de la formación más elegante que ha dado el Hard Rock, y me refiero a la de Brian Robertson, Scott Gorham, Brian Downey y Phil Lynott, por supuesto. Si además te lo dejan todo a precio de serie media, ¿te vas a resistir?

lizzy_2

Bubba

(Publicado originalmente en el fanzine número 1 de ROCKSCALEXTRIC, diciembre 2006)

rockscalextric_1p

Fields Of The Nephilim – Revelations / Forever Remain / Visionary Heads (2002)

fields_1

Cuenta la Biblia en su libro de Génesis que hubo un tiempo en que los ángeles, no satisfechos con los placeres del cielo, descendieron de éste para materializarse en cuerpos humanos y poder disfrutar así de los placeres terrenales. De la unión de éstos con las mujeres de la Tierra se engendró una prole de superhombres, los Nefilim, también conocidos como “los derribadores”, los cuales dominaron por un largo período de tiempo sobre ella, hasta que un buen día el Creador decidió tomar cartas en el asunto y exterminar de una vez por todas el fruto de aquella traición y desobediencia. Cuenta la otra parte, la mitología pagana, que dicha raza era portadora del secreto de la vida eterna y de la magia, y tal vez por ello el Dios Todopoderoso no vio con buenos ojos que siguieran cohabitando entre sus súbditos aquellos ángeles caídos de su casa.

Hace ya más de tres décadas que un grupo de jóvenes de los suburbios de Hertfordshire, entre ellos Carl McCoy, Tony Pettitt y los hermanos Paul y Nod Wright, se hacían eco de aquellos mitos y leyendas y se apodaban curiosa y elegantemente The Fields Of The Nephilim (“los campos de los Nefilim”), lanzados como muchos en la ola del gótico o de ‘los nuevos románticos’, en la que rápidamente despuntarían tanto por su imagen harapienta como por su contundencia y guturalidad, muy cercana al Hard Rock y el Heavy Metal.

Este documento no es otra cosa que un compendio de todo el material visual disponible hasta la fecha de la disolución de la banda a primeros de los 90 (material oficial, se entiende), que viene a ser el siguiente:

Revelations

Es el paralelo al recopilatorio de audio editado con el mismo título, aquí obviamente en formato vídeo y considerablemente reducido con respecto al otro. Aparecen así los encadenados “Preacher Man” y “Blue Water”, el excelente “Moonchild” (con imágenes superpuestas en calidad de diapositivas muy interesantes), “Psychonaut” (al más puro estilo de Richard Harris en “Un hombre llamado Caballo”), “For Her Light”, con imágenes extraídas del directo en el Brixton Academy (contenido en su totalidad en otra sección), y el ‘desértico’ “Sumerland”, además de un vídeo promocional en el que se puede ver y oír a Carl McCoy (sin subtitular, por cierto) con música de la banda como fondo.

Forever Remain

Como su nombre indica, es el concierto íntegro celebrado en el londinense The Town And Country Club en mayo de 1988. En él podemos ver a la banda en su máximo esplendor, luciendo sus harapos del Far-West bien embadurnados de tierra y rockeando a tope, con un público muy entregado. Especial mención merece Carl McCoy, de aspecto casi mesiánico (imaginaos un híbrido entre Wayne Hussey de The Mission, Robert Plant y Enrique Bunbury), luciendo sombrero polvoriento y gafas de sol para el desierto. Eso es imagen, sí señor.

En el set-list de aquel entonces encontramos temas frescos y directos como “Reanimator”, “Dust”, “Preacher Man” o “Trees Come Down”, con ese comienzo a lo “You Could Be Mine” que rompe, así como otros que apuntan ya a clásicos, óiganse “Love Under Will” (valga aquí especialmente lo de ‘mesiánico’ que decía antes), el aclamado “Moonchild” (nada que ver con Maiden), “The Watchman”, “Last Exit For The Lost” o el potente “Chord Of Souls”, todos ellos con una base de ritmo contundente (Tony Pettitt al bajo y el todavía jovencísimo Nod Wright a la batería) como contrapartida ideal a los punteos cristalinos de Peter Yates y Paul Wright, que suenan de lujo.

Visionary Heads

Al igual que el anterior, este apartado se corresponde con otra edición en vídeo, concretamente el directo ofrecido en el Brixton Academy de Londres dos años después (1990). En él podemos ver a la banda un tanto más recatada que antaño (siguen los atuendos, pero la tierra se la llevó el viento), aunque la pose sigue ahí, intacta, lo cual es de agradecer, ya que personalmente soy de la opinión que los conciertos dotados de atractivo visual se hacen doblemente interesantes.

fields-of-the-nephilim

En cuanto al repertorio se puede apreciar una notable disminución en cuanto a cantidad de temas, que no de duración, y ello debido a la inclusión en el set-list de cortes nuevos como “For Her Light”, “At The Gates Of Silent Memory”, “Sumerland” o “Submission”, pertenecientes al álbum que presentan, “Elizium”, que deja entrever una línea más densa y progresiva de pasajes tétricos y oscuros, pero sin abandonar ese ‘touch of goth’ tan caracaterístico del grupo.

Bonus Tracks

Para rematar la faena vienen incluidos como bonus tracks tres video-clips, correspondientes todos ellos a las diferentes aventuras de los ex miembros de la banda una vez dado el carpetazo a la historia de Fields Of The Nephilim.

Por un lado aparecen “Crazed” (1992) y “Insatiable” (1995), ambos de Rubicon, proyecto de los hermanos Nod y Paul Wright junto a Tony Pettitt y Peter Yates, a los que hay que sumar al vocalista Andy Delaney. Mientras el primero nos muestra a una banda mucho más calmada y sin el siniestrismo del pasado, en el segundo se advierte de lleno el influjo de los 90, en ese período en el que nadie sabía muy bien por dónde tirar. Por otro lado tenemos a Carl McCoy con su aparente continuación de FOTN, llamada simplemente The Nefilim, con el vídeo del single “Penetration” (1996), claramente endurecido (Morgoth o Fear Factory pueden servir de referencias) y que nos orienta un tanto en lo referente al porqué de la separación.

A partir de ahí, diversos rumores de reunión desembocaron finalmente en un único trabajo de estudio (Mourning Sun, 2006), en el que sólo se acreditaba a Carl McCoy (voz, teclados, producción) y a John “Capachino” Carter (bajo, guitarras, batería, teclados), así como al posterior Ceromonies (2012), un doble en directo con su correspondiente DVD (recortado) grabado el 12 de julio de 2008 en el London’s Shepherds Bush Empire tras la edición de Mourning Sun.

Obviando la última etapa de la banda, únicamente con McCoy al frente de la misma y con Tony Pettitt asumiendo las labores de bajista para el directo, Revelations / Forever Remain / Visionary Heads supone una recopilación exquisita de la época dorada del grupo para sus fans (además de bien presentada, en caja transparente y con libreto interior) y un documento idóneo para los no iniciados, ya sea con la banda en particular o con el estilo en general (para el sector más heavy podría ser un auténtico punto de encuentro entre su música y el Rock Gótico).

fields-of-the-nephilim

Si además quieres constatarlo en directo, tienes una oportunidad única el próximo 30 de marzo en la madrileña sala Mon, donde descargarán las huestes de McCoy tras una prolongada ausencia en tierras hispanas.

Bubbath

 

Moonspell, disco y gira

Os recordamos que este próximo viernes 3 de noviembre nuestros vecinos lusitanos Moonspell estrenan disco (“1755”, Napalm Records) y comienzan gira española, estas son las fechas escogidas:

cartel-gira-moonspell

De momento llevamos escuchados 3 temas de adelanto del álbum, “Todos Os Santos”, “Evento” y el más reciente “In Tremor Dei”, del que acaban de editar el siguiente videoclip:

La cosa promete y mucho, ya estamos deseando poder hacernos con la copia íntegra del trabajo y degustar al completo lo que será sin duda uno de los discos del año. Más info en:

https://www.moonspell.rastilho.com/https://www.facebook.com/moonspellband/

LA MATANZA DE TEXAS (1974)

4733_2

Capítulo 1. Siglo XVI.

Alexander Sawney Bean nació cerca de Edimburgo, Escocia. Su padre era una especie de obrero y tuvo una infancia normal, después Sawney se dedicó al mismo oficio de su progenitor. Pero Sawney era bastante gandul y no se le daba bien esa faena, bueno, no se le daba bien ninguna. La cosa fue empeorando cuando se lió con una mujer de nombre Agnes Douglas, que tenía una forma de pensar bastante perversa. Ambos decidieron abandonar a sus respectivas familias e irse a vivir a una cueva en plan hippie en la costa Bannane Head, cerca de Galloway.

En ese sitio lo que decidieron era follar como conejos, bueno, como todos sabemos en esas épocas no había televisión, mucho menos internet y sobretodo el whatsapp, y como he comentado antes la parejita alegre no querían trabajar, por lo tanto las horas muertas las tenían que pasar de alguna forma, ¿no? De esas mete-saca sessions llegaron a procrear 8 hijos y 6 hijas, y mediante el incesto llegaron a tener 18 nietos y 14 nietas.

Los Bean subsistieron durante mucho tiempo atacando y asaltando a los viajeros que pasaban por la zona de noche. Las víctimas del clan Bean eran asesinadas y llevadas a la cueva, donde sus cuerpos eran devorados por los miembros de la familia. Los restos eran generalmente arrojados al mar y las olas arrastraban dichas partes humanas, depositándose en playas cercanas para horror de los pobladores que vivían en los aledaños de las mismas.

beanesawney2

Su sistema de ataque y de selección de víctimas era este: algunas veces atacaban de cuatro a seis viajeros al mismo tiempo si iban a pie, pero nunca a más de dos si iban a caballo. Eran tan precavidos que tendían dos emboscadas, una delante de la otra, para evitar que alguno de los atacados pudiera escapar por si se había librado de los primeros asaltantes. A raíz de tantas desapariciones y tanto encuentro de cadáveres, la gente estaba acojonada ante tales hechos, y fueron enviando espías y guardias a aquellos lugares para ver si encontraban alguna respuesta para esas macabras preguntas; la mayoría de ellos no regresaron, y los que lo hicieron, después de llevar a cabo minuciosas investigaciones y pesquisas, no pudieron dar con las causas de aquellos misteriosos sucesos.

La buena racha de los Bean terminó cuando atacaron a un matrimonio; si bien la esposa murió en el combate, el marido consiguió hacerles frente exitosamente con su espada y su pistola, y logró mantenerlos a raya hasta que apareció un grupo de viajantes y los Beans debieron huír. En el transcurso de la lucha la pobre mujer cayó del caballo, e inmediatamente fue asesinada ante los ojos de su marido, ya que las mujeres caníbales que estaban en el grupo de asalto la degollaron y empezaron a chupar su sangre con tanto placer como si fuera vino; después le abrieron el vientre y le sacaron las entrañas. El horrendo espectáculo hizo que el hombre redoblara sus esfuerzos por defenderse, sabedor de que si caía en manos de sus enemigos correría la misma suerte.

Como he comentado antes, la suerte se puso del lado de él, y mientras luchaba desesperadamente se presentaba un grupo de veinte o treinta hombres que iban de paso; ante partida tan numerosa, Sawney Bean y su sanguinario clan decidieron retirarse a su madriguera, cruzando un tupido bosque.

Habiendo sido revelada su existencia al mundo, no pasó mucho tiempo hasta que el propio rey de Escocia, James VI, tomase cartas en el asunto y encabezase una partida de cuatrocientos hombres que logró localizar la cueva del clan Bean.

De ella encontraron piernas, brazos, manos y pies de hombres, mujeres y niños colgaban en ristras, puestos a secar; había muchos miembros en escabeche, y una gran masa de monedas de oro y de plata, relojes, anillos, espadas, vestidos de todas clases y otros muchos objetos que habían pertenecido a las personas asesinadas.

Los 48 miembros de la familia fueron capturados vivos y llevados primero a Edimburgo y luego a Glasgow, donde fueron ejecutados sin juicio. A los hombres se les cortaron las manos, pies y genitales, dejándoles desangrarse hasta la muerte. A las mujeres se las hizo ver el suplicio de los varones y luego se las quemó vivas. Si bien las crónicas no hablan de la edad de los Bean, si uno toma en cuenta que estuvieron “apenas” 25 años escondidos en la cueva, es más que probable que entre los ejecutados haya habido niños. Murieron sin dar la menor señal de arrepentimiento; por el contrario, mientras les quedó un hálito de vida, profirieron las más horribles maldiciones y blasfemias.

En el cercano pueblo de Girvan también hay una leyenda que habla de una mujer, hija mayor de Sawney, que abandonó la cueva y se instaló en aquella localidad, siendo aparentemente una ciudadana muy respetada. No obstante, cuando se descubrió la existencia del clan Bean, los aldeanos se enteraron de que la mujer era parte de la infame familia y la ahorcaron en un árbol que ella misma había plantado. La leyenda afirma que quien se para debajo de aquella planta, conocida como el Árbol Peludo, puede escuchar el sonido del cuerpo de la hija de Sawney Bean balanceándose.

Desdichadamente se desconoce la ubicación del Árbol Peludo, aunque actualmente se están llevando a cabo dos investigaciones para descubrirla y así atraer más turistas a Girvan. Las leyendas urbanas hablan que el clan Bean se habían cargado cerca de 1000 personas.

Capítulo 2. Siglo XX.

Edward Theodore Gein, también llamado el asesino de Plainfield, fue interrogado por la policía de Wisconsin, debido a la desaparición del Bernice Worden, dependienta y dueña de la ferretería; encontraron el cuerpo de la malograda Bernice colgada de los tobillos, decapitada y abierta por el torso. Ed Gein asesinaba a Bernice Worden, disparándole una bala con su viejo rifle de caza del calibre 22. También en esta ocasión se llevó el cadáver en la furgoneta, dejando el suelo del local encharcado de sangre. Pero esta vez habría un testigo, un espectador mudo. El libro de contabilidad de la tienda. En su última anotación figuraba el nombre de Ed Gein, a quién habría vendido su último anticongelante.

ed-gein

Entre otros macabros hallazgos que la policía encontró en su casa: diez cabezas de mujer a las que les había quitado la parte superior, pantallas de lámparas y asientos hechos de piel humana, platos de sopa hechos con calaveras, más calaveras en los postes de su cama, órganos humanos en el frigorífico, un collar de labios humanos, una caja de zapatos con nueve vaginas, en el interior de su casa de madera 9 máscaras confeccionadas con tiras de piel procedentes de auténticos rostros humanos y con los cráneos colgados; todas conservaban el pelo y muchos más objetos hechos de partes de cuerpos humanos. Todos estos objetos fueron fotografiados y destruidos.

En el interrogatorio, Gein decía que él robaba tumbas de gente que fallecía recientemente y se las llevaba a su casa. Muchos de los cuerpos que robaba eran de gente conocida que el se enteraba de su fallecimiento por el periódico. Se le fue declarado enfermo mental y sólo le probaron dos asesinatos, el de una camarera y obviamente el de la dueña de la ferretería. Mucha gente decía que siempre que iba al bar donde trabajaba la camarera estaba en un fondo solitario y mirándola fijamente.

Mientras Ed Gein se encontraba detenido, su casa ardió hasta los cimientos, seguramente a causa de un incendio provocado. Su furgoneta fue subastada y el comprador hizo negocio con ella llevándola de tour por varias ciudades, y cobrando por ver su interior lleno de sangre y restos humanos.

edward-theodore-ed-gein

La causa principal de la enfermedad mental de Gein fue su madre, fanática religiosa y ser posesivo, ya que no dejaba a Gein relacionarse con gente y le mantenía encerrado en la casa. Su padre también era un pieza, ya que estaba todo el rato borracho. Con ese cuadro se sabía que Ed no iba a salir bien parado. Los psicólogos supusieron que se trataba de un caso de “Complejo de Edipo”, que Gein estaba enamorado de su madre y que a raíz de su muerte se obsesionó en buscar a alguien que la sustituyera, pues se encontró un extraordinario parecido entre sus víctimas y la madre. De niño buscaba el amor de su madre de manera obsesiva, que le era negado una y otra vez, fue así como en su mente se desarrolló una nueva personalidad, un Ed que odiaba a la mujer.

Capítulo 3. La película.

Estos dos episodios que he puesto sirven para documentar y ambientar un poco cuál fue el origen de una de las pelis de terror definitivas de la historia del cine, “La Matanza de Texas”, ya que tanto de las vidas del clan Bean como de la de Ed Gein se ha creado un género, y a su vez unas cuantas películas de dicho género. Además de “La Matanza de Texas”, también salieron “Psicosis” o “Las Colinas Tienen Ojos”, por enumerar algunas. Toda la película se rodó en Austin, pueblo donde nació Tobe Hopper, el director de la peli.

texas1

Tobe Hooper fue profesor de Técnica Cinematográfica en la Universidad de Texas durante los años 60. El casting para la película se organizó entre los profesores y el alumnado de esa misma universidad. Lo curioso fue de dónde provinieron algunos fondos económicos de la película, nada más y nada menos de los beneficios que generó la película “Deep Throat”, lo que podíamos decir el inicio del cine x y una de las primeras pelis porno que se exhibió en salas de cine.

TobeHooper-e1485359491583

El personaje que encarnaba a Cara de Cuero/Leatherface, Gunnar Hansen, llevaba alzas para parecer más alto, de ahí que no cupiera por las puertas y tuviera que agacharse. Además, los dientes de Cara de Cuero eran una prótesis que hizo el dentista de Gunnar Hansen. Tobe Hooper permitió a Gunnar desarrollar su personaje libremente. Este segundo decidió que sería un retrasado mental que ni siquiera aprendió a hablar, por ello visitó una institución mental para aprender a moverse y hablar como tal. Nunca se reveló la marca de la sierra eléctrica para no tener problemas legales, además de no motivar a ciertos lunáticos a comprar dicha marca. Se llegaron a hacer 3 máscaras para el personaje.

texas2

Muchas de las heridas de Gunnar fueron reales, debidas a que no podía ver lo suficiente tras la máscara. Eso llegó a crear mucho pánico en el rodaje, ya que mucha gente del mismo podía ser presa de algún accidente, ya que la sierra eléctrica era de verdad. La ropa de Gunnar Hanssen no se lavó en el mes que duró el rodaje para no modificar nada (la llevaba puesta 16 horas diarias).

El personaje del abuelo lo hizo un chico de 18 años, en el que se sometió a un maquillaje de 36 horas (se tuvo que hacer todas las escenas en una sesión, obviamente). Los actores Marilyn Burns (Sally) y Paul A. Partain (Franklin) se llevaban tan mal en la vida real como en la película, lo que supuso una ventaja a la hora de rodar. Para contribuir al resultado final del largometraje, Robert Burns (director artístico) utilizó restos de vacas muertas, acentuando más el tono pseudo-realista/documental del film. Los esqueletos de la casa de Cara de Cuero son reales, la razón es que eran más baratos que los sintéticos.

texas3

Muchos habitantes de Texas fueron aterrorizados con el comienzo de la película, ya que pensaron que se trataba de una película basada en hechos reales. En su estreno mundial, mientras se proyectaba la película, en la sala entraba un hombre disfrazado de Leatherface amenazando a los espectadores con una motosierra, lo que provocó infartos y denuncias. La película se mantuvo durante un año entero en determinados cines norteamericanos. El presupuesto fue de 140.000 dólares, y recaudó 50 millones de dólares en todo el mundo. Después del éxito, una segunda parte infumable y una tercera y cuarta parte que no he que querido perder el tiempo en ellas, además de un remake y una precuela que tampoco he tenido el gusto, o no, de conocerlas.

Saints In Hell

(Publicado originalmente en ROCKSCALEXTRIC durante el tercer lustro de la era 2000)

FB_IMG_1496826010943

A tribute to BLAZEMTH

blazemth

Aprovechando su reciente reunión en 2017, tras lo cual reeditarán su escueto catálogo bajo el sello Abstract Emotions y muy probablemente grabarán por fin lo que será su tercera entrega discográfica, hoy rendimos pleitesía a una de las bandas pioneras en practicar Black Metal en nuestro país, la banda catalana Blazemth. Para ello, os dejamos con algunas reseñas de la época de los que por aquí escribimos, una entrevista a la banda publicada tras su primer trabajo, y lo que es más interesante, un vídeo que nosotros mismos registramos de la descarga que nos ofrecieron en la sala Abraxas de Benidorm hace ya dos décadas. For Centuries Left Behind…

Bubbath

5949r

Blazemth – For Centuries Left Behind (1995)

Primera edición en CD de una banda de Black Metal española. Estos Blazemth nos traen un MCD de 5 temas (una intro hablada con unos teclados que me parece bastante buena) de un Black Metal muy apoyado en los teclados, y por norma general no muy rápido, más en plan medio tiempo y pocas partes rápidas. El punto negativo que veo de esta banda en esta grabación son las guitarras, que suenan muy flojas, y que le da a la banda un punto de parecer una banda atmosférica por tantos teclados que incluyen y la forma de utilizarlos. El sonido es bueno, pero pienso que la producción no es muy buena en líneas generales. De todas formas se trata de una buena banda de Black Metal, que con un buen sonido dará que hablar, a ver qué tal su próxima grabación.

Mantas

Entrevista a Blazemth para Crawl Zine by Mantas:

Vuestra banda ha pasado por cantidad de nombres, tales como Undivine, Daemonum y ahora Blazemth. ¿A qué ha sido debido tanto cambio? ¿Con los cambios de nombre ha habido cambio de estilo? ¿Está ahora la formación de Blazemth consolidada o ves algún cambio en poco tiempo?

El caso es que Undivine pertenece a nuestra anterior etapa como Death Metal band. Solamente hemos tenido un nombre anterior al actual, Blazemth; ese fue Daemonum, un nombre casi similar al de Daemonium de Francia; esa fue una de las causas por las que el nombre cambió. En nuestra etapa Black Metal no creo ver muchos cambios en el estilo; quizás los temas nuevos parecen mejor tocados, causante de ellos es la experiencia y quizás algunos son más bruscos que el material anterior. Quiero añadir que no nos hemos pasado al Black Metal porque desgraciadamente esté de moda como muchos bastardos creen, gentuza que quiere destruirnos. El tiempo otorgará la razón al más sincero. Por ahora no hay problemas con la formación, pero quién sabe.

Tenéis un MCD bajo Abstract Emotions, háblanos un poco de él. ¿Habéis quedado satisfechos del trabajo final? ¿Qué cambiarías ahora de él? En mi opinión veo que las guitarras suenan muy bajas. ¿Es ese vuestro sonido o creéis que el sonido final no hace justicia a vuestro verdadero sonido?

No hemos quedado muy satisfechos; estoy muy de acuerdo contigo sobre las guitarras y por supuesto que ese no es nuestro sonido. Pero para la siguiente grabación ya lo sabemos, pues de los fallos se aprende.

¿Qué tal está funcionando la distribución del MCD For Centuries Left Behind? ¿Qué sellos distribuyen copias? Últimamente parece que vuestro nombre está siendo muy expandido entre la gente de fanzines y público en general. ¿Qué tal está respondiendo la gente ante este MCD?

La distribución está yendo mejor de lo que esperábamos, pues el trabajo de Jordi es esencial para la banda en estos momentos. Y se lo agradecemos con el alma. Sobre los sellos no sé nada. La gente responde muy bien, por lo menos en el extranjero.

En muchos sitios os comparan con bandas como Enslaved o Immortal, y personalmente pienso que vuestra música no es tan rápida como esas bandas citadas, citaría a Burzum como vuestra principal influencia. ¿Qué opinas de ello? ¿Qué otras bandas crees que os influencian y en qué?

Vuelvo a darte la razón, aunque el nuevo material es bastante más rápido en algunos casos, y más lento en otros. Nuestras influencias musicales supongo que serán grupos como Bathory, Venom, Enslaved… hasta Lacrimosa, Basil Poledouris, Wagner o Ennio Morricone, por citarte algunos nombres. Respecto a las letras, me influencian las viejas épicas leyendas sobre todo nacionales, mis propios sueños y pensamientos y, aunque te parezca clásico, la noche, la naturaleza, la luna… también son esenciales para mis poemas.

¿A qué es debido que no se hayan incluido las letras en el MCD y sí únicamente las de la intro? ¿No las consideráis importantes? Háblanos un poco del contenido de las letras del MCD.

Decidimos no incluir las letras a causa del poco respeto que se le otorga a este arte. Decidí incluir sólo el primer poema de la introducción. Quizás se edite algún día el CD con líricos para aquellos que como tú respetan todo esto. Si no fueran importantes las letras seríamos una banda instrumental. Las dos primeras, escritas entre Volkhaar y yo, son una especie de poesías oscuras, vistas desde una postura satánica. El fin de la jodida cristiandad que tantos padres y hermanos nuestros arrebataron la vida. La intro y las dos últimas hablan sobre el pasado, un pasado donde el hombre era puro, valiente, donde el honor rendía justicia, hablan de una mente de la guerra en el asqueroso mundo del hombre moderno carecedor de honor y pureza.

¿Vais a seguir trabajando en el futuro con Abstract Emotions? ¿Os han ofrecido algo más que este MCD? ¿Qué trato tenéis con el sello? La gran tirada del MCD ha hecho que este haya llegado a muchos sellos. ¿Habéis recibido alguna oferta de ellos?

Esperemos que sí. Sí, ahora estamos hablando sobre la edición de un CD u otro MCD. No hemos recibido ofertas de nadie, pero por ahora es algo que no nos preocupa en absoluto a la banda.

¿Cuándo tenéis en mente grabar vuestro nuevo material? ¿Vais a seguir en la onda del MCD, es decir, muchos teclados y partes atmosféricas? Háblanos un poco de los temas nuevos.

Muy pronto volveremos al estudio. La onda es la misma, temas épico-poéticos tanto en música como en letras. Hay temas en la onda Immortal / Dark Throne, en cambio hay otros en plan Bathory de la última época, pero es muy parecido todo a For Centuries

¿Qué representa la portada del MCD? ¿Por qué no habéis incluido vuestro logo en ella? ¿Qué portadas de discos te gustan y por qué? ¿Qué dibujos te gustaría incluir en un futuro en portadas de Blazemth?

Es un cuadro de M. Wiegand que representa a Perceval llegando al Santo Grial. Este dibujo quedó plasmado en el cartel de presentación de la obra teatral “Perceval” del mayor creador de música épica de la historia: Richard Wagner. Sobre el logo, decidimos no incluirlo porque todo el mundo lo hacía, aunque la gente ha respondido bastante mal. Para el próximo cd ya lo sabemos. Hay muchas, pero las de Bathory, Manowar y los grupos noruegos que incluyen fotos de su tierra son las que más me gustan. Mis cds preferidos, el que más Reign In Blood, por supuesto, además de Black Metal, Welcome To Hell y At War With Satan de Venom y el viejo Thrash, Destruction, Apocalypse, Sabbat… Las proximas portadas irán en la misma onda que For Centuries… Queremos que la gente vea reflejado en la portada el alma de la banda.

Creo que habéis tocado alguna vez que otra en directo, ¿qué tal os ha ido y con qué bandas habéis tocado? Háblanos un poco de los conciertos.

Hemos hecho dos shows y a mí personalmente no me han gustado, pero esto habrá servido de mucho para toda la escoria que habla mal de Blazemth. Serán castigados en su momento, algunos con la muerte. Hay que limpiar el mundo, dijo Charles Manson (y tenía / tiene razón). Hemos tocado con Cosmocide y Avulsed en el primero, y con Offense, Doomsday y otros que no me acuerdo ahora en el segundo. La falta de respeto gritó su presencia.

Muchas gracias por tus respuestas, si quieres añadir alguna cosa o algún comentario, adelante.

Alzo mi espada y te saludo a ti y a Crawl Zine. Gracias de verdad por tu interés en nuestro arte y espero que te guste lo próximo de Blazemth. Hasta la próxima. Lord Erlick.

Mantas

(Publicado originalmente en el fanzine número 3 de CRAWL, en algún momento de 1995)

crawl

FATHERLAND

Blazemth – Fatherland (1996)

Resulta algo raro ver en una banda que sus dos primeras grabaciones sean dos ediciones en Mini CD. Pues bien, este Fatherland es su segundo MCD, editado por el mismo sello que el anterior. Con el anterior a mí personalmente me surgían dudas de que Blazemth fuese una banda que pudiese despuntar en el extranjero (y más siendo una banda de Black Metal), pero la verdad es que con este nuevo MCD las dudas se han esfumado por completo. Si en el primero parecía que no lograban dar con su sonido real (teclados demasiado altos, un sonido no digno de un CD, al igual que su producción), ahora con Fatherland han conseguido lo que buscaban, es decir, un sonido muchísimo mejor, teclados en su justo punto, voces habladas en plan épico y, lo que es más importante, buenos temas.

Al estilo que más se asemeja es, sin lugar a dudas, al Black Metal noruego, en línea de bandas como Immortal (me recuerdan mucho al tema de esta banda “Blashyrkh”), Satyricon o Emperor. En cuestión de presentación está bien, conteniendo letras, dibujos de guerreros, etc. Resumiendo, que te olvides de For Centuries Left Behind y vayas a por este Fatherland, el cual no te decepcionará si lo que te gusta son las bandas noruegas. Espero ansioso su nuevo material, a ver si algunos temas tienen la evolución que espero.

Mantas

 

Blazemth + Grimuack – Sala Abraxas (Benidorm), 25 de enero de 1997

Noche de espada y brujería, de lo oculto, de misterio. Noche de Black Metal. La verdad es que la sala estaba bastante llena (de muchas caras nuevas, dicho sea de paso), y es que la mayoría de los allí presentes se había desplazado desde otros lugares para ver el concierto, en nuestra localidad no puede decirse que haya mucha afición por este género (bueno, ni por este ni por ningún otro).

Como siempre, el concierto comenzó con retraso (¿cuándo empezará aquí algún concierto a su hora?). En primer lugar subieron a escena los Grimuack, una banda alicantina (de Villena concretamente) que practica un Black Metal extremo y ultra rápido (con alguna que otra parte Death) que, al igual que los catalanes Blazemth, hicieron gala de unos maquillajes de guerra muy propios para la batalla sónica que emprendieron. El grupo se dedicó a desgranar el contenido de su promo tape del ’95 In Nomine Dei Nostri Satanas Luciferi Excelsi (¡Vaya tela!), que si bien la descarga estuvo bastante bien (un auténtico cataclismo sonoro), las partes introductorias de los temas me hicieron bastante gracia (¡Uuuhh, Aaarrgghh!). Además, tuvieron algún problema con el sonido que enturbió un poco la actuación.

Y tras media hora aproximadamente de actuación de los alicantinos comenzó a sonar el tema central de la banda sonora de Conan The Barbarian del genial Basil Poledouris, al que creo admiran estos catalanes, que sirvió de introducción para lo que iba a ser su buena actuación (curioso el efecto del humo, las velas y la intro). Tras la mencionada intro comenzó la descarga, que si bien tuvo temas ultra rápidos como en el caso de Grimuack, también se dio chance a los medios tiempos, a los teclados y, en ocasiones, a las voces normales y audibles, que también se agradecen de vez en cuando. La banda dio un repaso a lo que han sido sus dos Ep’s hasta la fecha, For Centuries Left Behind y el más reciente Fatherland, en el que se nota una mejora considerable en lo que a producción se refiere, con temas de auténtico Epic Black Metal como “Fatherland”, “Majestics Of War”, “For Centuries Left Behind”, “To The Valley Of Winds Master” o “Ceremonial Dances Of Evil”.

Fue un tanto cachondo ver a algún inepto creyéndose estar en un concierto de Napalm Death o algo así, puesto que no paraban de hacer pogo y mosh (como dirían los Blazemth, serán castigados en su momento, algunos con la muerte, jajaja). Me gustó especialmente un tema inédito según el del sello Abstract Emotions, “Born Of Fire” si no me equivoco, que venía a ser algo así como un cruce entre Skyclad y los Bathory más épicos, realmente bueno.

Pues esto es lo que dio de sí el concierto, parece ser que la banda tenía partido de fútbol a la mañana siguiente. Una descarga un tanto desaconsejable para fanáticos de Bon Jovi.

Bubbath

(Publicado originalmente en el fanzine número 1 de BATTLE HYMNS, en algún momento de 1997)

battle1

Metallica – Hardwired… To Self-Destruct (2016)

20160919_190018_7549_9551198 años han pasado desde que “Death Magnetic” viera la luz (y 33 desde que lo hiciera “Kill’em All”, que se dice pronto), y este nuevo “Hardwired…” se presenta como una lógica continuación de aquél, de similar sonido (no en vano repite a los controles Greg Fidelman, en esta ocasión como productor en vez de ingeniero raso) y estructuras, obviando etapas pop-modernas (“Load” / “Reload”) y otros episodios de mayor complejidad clasificatoria (“St. Anger”). Excelente producción para un disco que para haber incubado tanto tiempo debería haber quedado algo mejor, por no decir bastante.

¿Por qué? Bien, analicemos el producto. Lo que tengo en las manos (y oídos) es la edición ‘deluxe’, esto es, 3 discos compactos, de los cuales los 2 primeros comprenden el nuevo trabajo repartido a pachas, como si de 2 caras de un vinilo se tratara, mientras que el tercero contiene un tema adicional no incluido finalmente en el álbum (“Lords Of Summer”, supuestamente excluido por la temática, pero de superior calidad a algunos de los incluidos tras la criba), algunos recortes en formato cover, óigase el curioso tributo a Dio “Ronnie Rising Medley”, el aceptable “When A Blind Man Cries” de Purple y un anodino “Remember Tomorrow” de los primeros Iron Maiden, que despojan por completo del feeling original (y digo recortes porque ya se habían editado en diferentes discos-tributo con anterioridad), y por último un puñado de temas en directo, que si en algo valoras tu tiempo seguramente optarás por escuchar en sus versiones originales, a no ser que te vaya la auto-flagelación al son de los gallos de Hetfield y los destiempos de Ulrich (¿realmente han aprobado ellos esta inclusión?).

Pero vamos a lo que realmente interesa, que no es otra cosa que el nuevo material de la banda. Abre el primer disco el atómico “Hardwired”, una especie de “Battery” contemporáneo, aunque sin la ampulosidad de aquel arranque frenético del mítico “Master Of Puppets”. “Atlas, Rise!” es de lo más acertado del plástico, tema extenso y medianamente complejo, de pasajes amenos, como si en esta ocasión se pretendiera una puesta al día de “…And Justice For All”, mientras que “Now That We’re Dead” supone un medio tiempo de estribillo pegadizo y riff machacón. “Moth Into Flame” es el mejor tema de todo el trabajo para el que suscribe, un puñetazo en toda la jeta (y en toda la mesa, ya sabéis que quien da primero da dos veces, y eso nunca se lo podrán discutir a los de San Francisco), y “Dream No More” supone el primer bajón para el menda, otro medio tiempo de corte sabbathico, pero que aburre por momentos (a lo mejor de ahí le viene el título). “Halo On Fire” levanta el ánimo con su crescendo y estribillo quedón, y cierra la primera parte del disco con una agradable sensación de deja-vu.

El segundo disco se abre con “Confusion”, de riff cabalgante-incesante con el que no podrás evitar cabecear al ritmo de las cadencias, mientras que “ManUNkind” retoma el aire Sabbath, aunque en esta ocasión de resultado bastante mejorable (el vídeo-homenaje al Black Metal en general y a Mayhem en particular dirigido por el exbatería de Bathory Jonas Akerlund y ahora afamado director salva el tema de la quema). “Here Comes Revenge” sigue la tónica del anterior, facilón y sin sustancia (lo peor es que encima lo alargan), y “Am I Savage?”, además de parecer padecer un agotamiento manifiesto de ideas (su particular “Am I Evil?”), nutriéndose nuevamente de la herencia de Iommi y compañía, nos hace pensar que quizá estaríamos mejor poniendo una lavadora o acostándonos prontito. “Murder One”, nombre del mítico cabezal de bajo de Lemmy, efectivamente supone el homenaje personal del grupo a su viejo y desaparecido amigo, aunque en honor a la verdad decir que es un medio tiempo sin mucha gracia salvo en su formato vídeo. Y con esas llegamos al final del disco con “Spit Out The Bone”, un tempo frenético que te despierta de sopetón ante tanto relleno seguido, y que salva los muebles en el último minuto.

Y ese es el problema básicamente que veo a “Hardwired…”, tras tanto tiempo entre disco y disco para hacer y deshacer, echar y desechar, no deberían permitirse grabar temas de relleno, o cuanto menos disponerlos tan seguidos (el segundo disco aburre por momentos). Puestos a elegir, es casi preferible recortar el track-list y dejar con ganas de más que acabar aburriendo al respetable. En ese sentido creo que comparando este trabajo con su predecesor no sale muy bien parado, si bien es cierto que los temas buenos son más buenos, pero los malos también más malos (al menos esta vez no han puesto un chocho de portada).

Por lo demás, todo sigue igual en la viña del señor: cuando el resto de los mortales van oscureciendo sus registros vocales a medida que pasan años, Hetfield y sus gorgoritos parecen involucionar en el sentido contrario, mientras que Ulrich bombo-caja sigue en su cruzada personal por llevar su instrumento a la ley del mínimo esfuerzo (sobre todo mental); en el equipo de los yesmen, Trujillo parece haberse acoplado definitivamente al combo (no se le ve capaz ni con ganas de molestar con sus ideas, la verdad), y Hammett, el auténtico músico del grupo, sigue emocionándose al recordar cuando parió aquel riff de “Creeping Death”. Die, die, die, motherfucker die!!!

Bubbath